14 feb. 2010

Paranoia

Es un pobre desgraciado, que padece una terrible obsesión:
Está convencido de que Dios quiere matarlo.