11 abr. 2011

chuchosvagabundos

Queridos todos:
Como ya ha pasado otra vez, cambio de vida cambio de blog (huelladeperrourbano ya no refleja bien la realidad que vivo). Os recibiré gustoso en este nuevo blog hermano: Perros vagabundos

7 abr. 2011

Playa del Gurugú:





Nos ha amanecido aquí, se está a gusto en este lugar. Estamos a mitad camino de dos pueblos marineros unidos por una carretera de 6 kilómetros. Junto a nosotros corren la pista ciclista, un largo paseo marítimo, una estrecha franja ajardinada, la playa y el mar.

Ahora que el sol está 20º sobre el horizonte ya vemos pasar ante nosotros ciclistas, paseantes de perros y caminantes. La mayoría de los que van a pie dan la vuelta un poco más lejos de donde estamos nosotros y emprenden el camino de vuelta. Los ciclistas no, los ciclistas llegan, supongo, antes de volver, hasta el otro pueblo.
Los perros van casi todos atados; los ciclistas llevan cascos de diseño y se visten de fosforito.
Los caminantes me fascinan: marchan, a paso atlético, ayudándose a veces de bastones parecidos a los de esquiar, y no parecen dispuestos a perder el tiempo en examinar el paisaje. ¿Qué sentirán? ¿De qué estarán pendientes? Mi vieja misantropía se ha ido al garete y siento pena por el hombre. Tanta, ¡ay! que me olvido hasta de sentir pena por mí mismo.


.- ¡Qué perros tan bonitos tenéis!

Nadie se había dirigido a nosotros hasta ahora. Me asomo a ver quién ha hablado y veo ante mí un crío en un carrito. El crío debe tener 2 años, así que pienso -también por la voz- que quien ha hablado es el hombre que empuja su carrito, presumiblemente su abuelo.

.- Sí, muchas gracias, y también son majos.

.- He visto que tenéis ahí de libro de cabecera a Erich Fromm..
.- Sí...
.- El miedo a la libertad.
.- Sí...
.- Aún estamos así...
.- Sí...
.- No se ha avanzado mucho desde que lo escribió...
.- No...

19 mar. 2011

Tri martolod



Tres jóvenes marineros.
Se fueron a viajar
El viento les empujó
hasta Terranova
Junto a la piedra del molino
Echaron el ancla
Y en ese molino
Había una sirviente
Y ella me pregunta
Que dónde nos conocimos
En Nantes, en el mercado
Habíamos elegido un anillo
Tri martolod yaouank
O voned da veajiñ
Gant avel bet kaset
Betek an Douar Nevez
E-kichen maen ar veilh
O deus mouilhet o eorioù
Hag e-barzh ar veilh-se
E oa ur servijourez
Hag e c'houlenn ganin
Pelec'h 'n eus graet konesañs
E Naoned, er marc'had
Hor boa choazet ur walenn


Hasta aquí lo que canta Alan Stivell. Las siguientes estrofas las he encontrado en esta página: Chanssons bretonnes

Gwalenn ar promesa,
Ha par omp da zimeziñ
Ni 'zimezo hon-daou,
Ha pa n'eus ket avañtaj
Ma mamm c'hwi zo 'n hoc'h aez,
N'ouzoc'h ket piv zo diaes
N'hon eus na ti na plouz,
Na gwele da gousket en noz
N'eus na liñser na lenn,
Na pennwele dindan ar penn
N'hon eus na skuell na loa,
Na danvez d'ober bara
Ni 'ray 'vel ar glujar,
Ni 'gousko war an douar
Ni ray 'vel ar c'hefeleg,
Pa sav an heol 'ya da redek
Echu eo ma jañson,
An hini 'oar 'c'hontinui
El anillo de la promesa
Y estábamos a punto de casarnos
Nos casaremos
Aunque no nos convenga ¿?
Madre estás a gusto (à l'aise)
No sabes quién pasa necesidad
No tenemos ni casa ni paja
Ni cama para dormir de noche
No tenemos ni sábana ni manta
Ni edredón bajo la cabeza
No tenemos ni escudilla ni cuchara
Ni harina para hacer pan
Haremos como la perdiz
Dormiremos en la tierra
Haremos como la becada
Cuendo el sol se levanta echa a correr
Mi canción se ha terminado
El que sabe continúa

17 mar. 2011

Malicorne : Une fille dans le désespoir



Une fille dans le désespoir
accourant de tous côtés
aux bals et aux assembles
sans permision de son père
elle ne rentre au logis
bien souvent qu'après minuit.

Un jour son père et sa mère
lui dirent ma très chère enfant
vous offensez le tout-puissant,
la divine providence.
Déclarez tous vos pêches,
ils vous seront pardonnés.

Qu'on m'pardonne répondit-elle
pour moi je m'en soucie pas
car j'enrage de dépis
d'être sans amant sur terre,
si le démon vint-ait içi,
oui je m'offrirais à lui.

En prononçant ces paroles
elle voir venir à l'instant
un équipage bien brillant,
deux chevaux et un carrosse,
les messieurs qui sont dedans
sont habillés d'or et d'argent.

À peine furent-ils arrivés,
ils descendirent du carrosse,
dans le logis ils sont entrés
lui disant bonjour ma rose
voici votre bien-aimé,
celui que vous désirez.

Ils lui présentent por gage
un beau riche diamant.
La prenant par sa main blanche
ils la montent en leur carrosse
et dans le même moment
tout disparut à l'instant.

On entendit dans les airs
crier fort hautement
filles qui vous êtes comme moi,
ne faîtes pas de prières,
un amant j'ai désiré,
le démont m'est accordé.
Una chica desesperada
que corría de todas partes
a los bailes y a las asambleas
sin permiso de su padre
no volvía al hogar
casi nunca antes de media noche.

Un día su padre y su madre
le dijeron muy querida hija
ofendéis al todo poderoso
la divina providencia.
Declarad todos vuestros pecados,
así os serán perdonados.

Que me perdonen contestó
no me preocupa nada
pues me enrabio de despecho
de estar sin amante en la tierra
si el demonio viniera hasta aquí
sí, yo me ofrecería a él.

Al pronunciar esas palabras
ve que llega al instante
un grupo muy brillante,
dos caballos y una carroza,
los señores que viajan dentro
van vestidos de oro y plata.

A penas hubieron llegado
descienden de la carroza
entraron en el hogar
le dicen buenos días mi rosa
he aquí vuestro bien amado
el que habéis deseado.

Le presentan como prenda
un hermoso diamante
la han tomado por la mano
la suben en la carroza
y en ese mismo momento
todo desaparece al instante.

Entonces se escucha en los aires
que gritan muy fuertemente
chicas que sois como yo,
no hagáis ruegos como yo
un amante deseé
el demonio se me dio.


Transcripción según la de Joseph Dubreuil sacada de matias.dubreuil.free.fr

14 mar. 2011

Devolver mal por bien

Voy a recoger a mi hermana. Viene, enamorada, con su nuevo novio, un viejo amigo de juventud. Me he estado preparando, feliz de volver a ver a M después de treinta años. De repente he recordado como se se comportó mi hermana la última vez que me vió enamorado. La rabia me crispa mientras me ducho, me visto. ¿Qué haré?

11 feb. 2011

El peso de la vida

.- ¿Cómo has podido pensar que somos amigos? -me dijo.
Y eso también me dolió.
Pero pensé: Tiene razón. ¿Cómo podría ser amigo de alguien que se niega a ser amigo de sí mismo?

31 ene. 2011

El cambio

Un buen día te das cuenta de que sólo vives para el trabajo. Y te descubres corriendo de un sitio a otro, y a otro sitio.
Un buen día te das cuenta de que para tí los caminos son sólo carriles por los que corres para atender exigencias. ¡Exigencias!, que no necesidades, porque si lo fueran, tú que eres bueno, te desvivirías por ayudar, pero no, son sólo exigencias que los otros se ponen a sí mismos, y lo que es peor, (o peligroso, según se mire), en las que te involucran sin ningún respeto usando trampas tales como que son tus jefes y tú su empleado; o tus clientes y tú su proveedor; o unos pobres necesitados y tú el que los salvará.
Un buen día te das cuenta de que ya no encuentras personas con las que hablar por el camino, porque desde el primer día que dejaste de disfrutar del tiempo con una persona interesante, (o gato, o rata, o pajarillo) fuiste reduciendo el tiempo que les dedicabas, hasta que ya ni tomabas nota mental de su existencia.
Un buen día te das cuenta, quizá en el metro a la hora punta, de que todas las personas que te cruzas te parecen tipos raros:
.- ¿Pero de donde salen todos estos marcianos?
De que no los entiendes, o sí; entiendes qué les mueve, porqué se mueven, pero te parece tonto, absurdo y cobarde. Porque todos se mueven para salvar algo, una inversión propia o de otros, o para conseguir algo, una ilusión tenida en un momento de lucidez y puesta en el futuro.
Un buen día te fijas en la gente que hace footing por la mañana, y todos luchan contra su propio cuerpo en vez de disfrutar de correr.
Un buen día; porque a veces tenemos buenos días; te dices que si fumas, te gustaría disfrutar del cigarrillo, o del porro, o del chino, y no calmar una ansiedad. Que si comes, te gustaría disfrutar de la comida, y no calmar una ansiedad, que si follas, te gustaría disfrutar del amor, y no calmar una ansiedad, que si bebes, te gustaría disfrutar de tu cubata, y no cubrir un rol y calmar una ansiedad, que si corres, te gustaría que la energía que estás generando tonifique todo tu cuerpo, tu mente, tu espíritu, te dé alegría y ganas de vivir, y no simplemente te haga sufrir, anquilosando y volviendo rígidos unos pocos de tus músculos.
Un buen día te dices que si no es así, prefieres no comer, no beber, no fumar, no trabajar, no hacer eso que grandilocuentemente llamas "hacer el amor" y que muchas veces no son más que polvos cutres, que no cumplen otra función que calmar una ansiedad, o evitar una pelea, o posponerla...
Un buen día puede que te pares a pensar que eres tonto, porque siempre has sabido que sólo tienes una vida, aunque creas en la otra, de la que nadie ha vuelto nunca, o tan pocas veces que el dato es dudoso. Y entonces te preguntas:
.- ¿Pero dónde estoy todo el tiempo?
Porque sabes que no estás ahí cuando corres todo el tiempo, o cuando estás trabajando, o cuando ves la tele, o cuando copulas (no, ahí tampoco, ¡o tan pocas veces!). O cuando comes, o cuando bebes, o cuando juegas, o cuando vas de excursión, o cuando vas de turista. Y sabes, vagamente sabes que sólo estás ahí en tu cama; que es tu refugio; cuando estás solo, en medio de la noche, cuando tres o cuatro horas de soledad y de sueño, (o cinco o seis, o siete, que a veces hace falta tanto) han conseguido relajar las tensiones que viajan contigo todo el día. Y sabes vagamente que ahí sí, tu yo profundo y verdadero anda saliendo de su encierro y juntándose contigo. Pero claro, estás dormido. Y así, ¿cómo puede uno conocerse? Y luego te despiertan, por la mañana te despiertan. Y se está tan bien ahí en la cama calentito... ¿porqué será? Y entonces las obligaciones de la dura faena de vivir que te has impuesto se presentan de golpe a tu consciente, y compones un gesto heróico y ¡Adelante, buenos días, a luchar por cada día! Y el niño que hacía puñitos allí en la cama, el niño que ensanchaba con cuidado su tamaño hasta llenar el de tu cuerpo vuelve a hacerse pequeñito y a meterse en un rincón oscuro, y se queda ahí, como un pequeño piloto asustado que no llega a los controles de su Mazinguer, viendo cómo las convenciones sociales se hacen con el control de tu cuerpo, gracias a la sensación de urgencia, al piloto automático. Y tu pequeño piloto destronado, que ama a su Mazinguer con todas sus fuerzas, si tiene el día bueno, y has dormido bien, y estás un poco relajado, te va contando chistes por la calle, porque también hay que reirse, ¿no? y te va mostrando lo idiotas que somos todos, el poco control que tenemos sobre nosotros, y vas cayendo en lo estúpida que es la gente, en cómo se dejan llevar por convenciones, por el qué dirán, por la ropa y la fachada, en cómo tienen una imagen falsa de ellos mismos, en cómo repiten todo el tiempo pequeños gestos que apaciguan y no sirven para nada:
.- Un cigarrito para ponerse en marcha...
.- Yo, hasta que no me tomo un café no soy persona...
.- Gomaespuma en la radio del coche por la mañana para ponerse de buen humor (no sé si todavía siguen), sin ni siquiera ser crítico con ellos, porque claro, uno es de izquierdas, y uno pasa sobre su humor histriónico y grosero en aras de la izquierdidad. Y así perdemos el criterio propio, y nos vamos haciendo más gilipollas. Y nadie mira nada de lo que es real o importante en este mundo. Si hasta los que tienen perros son idiotas, y eso que tener perro es una suerte, una bendición de Dios, una panacea, porque un perro puede llevarte, a poco que lo mires con curiosidad y compasión (empatía), de vuelta a la libertad perdida. Pero no:
.- ¡No seas cochino! y el perro sólo está adquiriendo información fidedigna del otro perro de la fuente más fiable, las glándulas anales.
.- Hala, hala, ya os habeis saludado...
.- Corre, corre, que tenemos prisa...
.- Haz tus cositas... (Le dice un simio degenerado a un cánido atado a una correa).

Y un buen día; porque a veces tenemos buenos días; quizá uno llegue a tomarse en serio todas estas señales, y de acuerdo con el enano que tenemos dentro (el piloto del Mazinguer, aquel que casi sólo se manifiesta para pulsar tus cuerdas vocales y hacerte decir:
.- Cinco minutitos más, mamá, por favor...) Un buen día digo, quizá dejemos crecer al enanito, que se quedó pequeño en la primera infancia, y le alimentemos con datos objetivos, (le dejemos mirar por las ventanas) y escuchemos lo que tenga que decirnos, e iniciemos con él un diálogo sincero, como amigos, como amantes, y entonces, quizá vaya preparando su estrategia, y dejando crecer sus largas trenzas, o estudiando los fenómenos celestes, las aves migratorias.
Y este es el momento más delicado, cuando el príncipe despierta. ¡Cuantos no habrán llegado al suicidio, o a la cárcel, o a una adicción sin remedio, por que el enano estaba despertando y ellos no se daban cuenta!

Y un buen día, porque podemos tener días buenos, y nada está perdido de antemano, es posible que el piloto haya preparado su estrategia, y esta te sorprenda, y entonces descubras que aquella preocupación sobre tu salud mental que estaba empezando a exacerbarse, porque ya nada hacías a derechas, y tenías todos los proyectos a medio hacer, y la casa desordenada, y una gruesa capa de polvo cubría tus más queridos libros, aquellos con los que contabas para construirte o sostenerte, no era más que una preocupación vicaria, de aferrarte a los restos de la imagen de ti mismo que cultivas en sociedad (y frente a ti también). Y que en el fondo, nada de esto te interesa, y puede que empieces a llegar tarde al trabajo, o a gastarte la pasta en drogas (mucho más satisfactorio), o compulsivamente en cosas que sabes que no usarás. Y tu caída en picado hacia el no éxito social puede que te asuste, pero no harás nada por cambiarlo, porque en el fondo te importa nada.

Y un buen día, porque a veces tenemos días gloriosos, mandarás a la mierda a tu jefe, y saldrás del trabajo algo preocupado, porque no sabrás de qué vas a vivir, pero satisfecho, porque ya tocaba hacerlo y se lo tenía merecido: ¡Hacerte perder tantos años, en gilipolleces que no sirven para nada! Y te aviso: Sólo de tu estricta vigilancia dependerá que en un descuido no quemes tu casa, que no estalles tu coche, que no cometas un delito imperdonable, porque cuando se le da cancha y libertad al verdadero yo, este busca liberarse por todos los medios, y le anima una santa razón: ¡Haberle hecho perder tantos años, en gilipolleces que no sirven para nada!
Y valdrá más que rescates la pasta que te queda, y la pongas a buen recaudo por un tiempo, donde puedas encontrarla más adelante, cuando te hayas hecho ¡por fin! amigo de ti mismo. Pero aprisa, aprisa, porque el mundo es grande y deseable, y el ansia de libertad es muy urgente.
O quizá, si tienes suerte, y estás en buena connivencia con tu enano, puedas comprarte un velerito antes de que estalle, o una bici, o una furgoneta, o un billete a las antípodas, pero más valdrá que te des prisa, y no estés muy seguro de que esa precaución sirva de algo, porque la libertad es fuerte y exigente, y el mundo grande y deseable, y hay tantas cosas tan distintas que vivir... que quizá tu plan no convenza al enano.

En cualquier caso, si tienes un buen día... Aprovéchalo, para que vengan más, y más, y más. No pierdas el tiempo en lamentarte, y vive, vive, vive sin parar, y seas bienvenido al mundo de los hombres que se sienten libres. Donde cada día vale una semana, o dos, o tres, o un mes de los antiguos, y no se tiene ya ni miedo a morir, porque uno está vivo en permanencia, y se siente orgulloso de sí mismo.

25 ene. 2011

Placeres sencillos

Uno de los placeres más exquisitos que existen es beberse un vaso de leche fría entibiada al microondas. La mezcla de chorros frios y calientes en la boca es una experiencia extraordinaria para la que aún no existe nombre.

22 ene. 2011

¡Ay qué angustia!

Todo gesto (palabra, actitud, pregunta, comportamiento) en esta vida no es más que otra forma del miedo a la muerte.

19 ene. 2011

El abuso de la naturaleza

Hay corrillos delante de los bares desde hace unos días. Los parroquianos prefieren dejar que el cafelito o la cerveza se vayan templando en el interior y salen a hacer tertulia en la acera enfrentando el duro frío con pequeños braseros individuales que sostienen entre sus dedos y de los que aspiran con fruicción. La costumbre ha ido ganando adeptos y muchos de los que decidieron a principios de año no entregarse al placer de los corrillos al frío de la calle se agarran ahora con fuerza a sus braserillos y discuten animadamente con amigos, conocidos y pasantes de política en general y de cómo va el mundo, Facundo. Así he aprendido; en el corrillo del Bar Julián; que esta nueva costumbre está saliendole cara a la humanidad en términos de gasto energético. Efectivamente, la tendencia a la comodidad en que la sociedad nos ha educado, a nuestras expensas, desde muy jóvenes, ha hecho que en muchos lugares se pervirtiera el espíritu de las tertulias callejeras promovidas desde el gobierno y que los ciudadanos, en lugar de gozar del sano placer natural de la conversación al amor del frío aire del invierno, hayan preferido conversar al calor de esas estufas de butano de exterior que dilapidan hacia los cielos calor y gas irreemplazable.

Un poco más allá, en la tertulia de Ultramarinos Antonia, Miguel contaba a sus clientes una historia de su infancia:
Cuando yo era niño mi tío tenía un camión, y con él hacía un negocio de transporte. Transportaba leche entre españa y francia. Cargaba leche en Burgos que llevaba a París y un poco más al sur cargaba leche otra vez que traía hasta Burgos.

Desde la puerta de lo de Miguel se ve el solar, mi viejo solar, y delante de él veíamos a un hombre llevar un palo vertical de un lado a otro y efectuar aparentes mediciones con él.
.-Está midiendo fugas de gas -dijo Vicente.- Hace unos años se medían así, aunque con un palo más corto.

Como la respuesta estaba casi tan cerca como las especulaciones, fui a ver de qué se trataba.

.-Estoy midiendo ángulos y direcciones -me dijo el topógrafo,- soy topógrafo.
.-Y contra qué las mides -le pregunté- Sólo tienes tu palo.
.-Ahora va todo por satélite, -me contestó- mido con una precisión de centímetros.
Cuando yo vivía aquí era feliz -le dije.- La gente era feliz. El solar era un lugar de acogida. Hace seis meses lo arrasaron. También arrasaron mi casa.
.-Ahora la gente estará contenta de tener un mercadona cerca.
.-No sé, -le dije- tanto comprar... estamos esquilmando los recursos naturales.
.-¿Qué quieres decir?
.-¿Recuerdas el Fletán negro? Hace unos años empezó a ser difícil encontrar lenguado. Pronto empezó a ser substituído en los comercios por otro pez parecido. Al principio se le llamó lenguado, pero pronto se supo que se llamaba Fletán, y que se pescaba en aguas del atlántico con grandes barcos factorías a unos mil metros de profundidad.
El boom de la venta del fletán duró unos años, ahora ya no hay tanto.

Obsolescencia programada


7 ene. 2011

El juego de la muerte

En marzo de 2010 la televisión francesa publicó un reportaje que repetía el experimento de Milgram.
El nuevo experimento tomaba la forma de un concurso de televisión. Aquí tenéis el vídeo. Está en megaupload, así que si no estáis asociados a ellos tendréis que esperar media hora para ver la segunda parte, pero lo más significativo es el principio. El concurso mismo.



Si queréis descargarlo podéis hacerlo desde la página de Bizzentte

Si me hubieran preguntado hace unos días hubiera dicho que yo seguramente sería de los que hubieran desechado participar en ese juego, y si por lo que fuera hubiera decidido participar, hubiera sido seguro de los primeros en abandonar.
Si me preguntarais hoy no sabría que decir: Ayer me descubrí teniendo un comportamiento tan cobarde y miserable que no creo que ninguno de los participantes en el concurso hubiera querido cambiarse por mí.
Y bueno, para no dejaros con mal sabor de boca enlazo aquí una posible medicina...