7 abr. 2011

Playa del Gurugú:





Nos ha amanecido aquí, se está a gusto en este lugar. Estamos a mitad camino de dos pueblos marineros unidos por una carretera de 6 kilómetros. Junto a nosotros corren la pista ciclista, un largo paseo marítimo, una estrecha franja ajardinada, la playa y el mar.

Ahora que el sol está 20º sobre el horizonte ya vemos pasar ante nosotros ciclistas, paseantes de perros y caminantes. La mayoría de los que van a pie dan la vuelta un poco más lejos de donde estamos nosotros y emprenden el camino de vuelta. Los ciclistas no, los ciclistas llegan, supongo, antes de volver, hasta el otro pueblo.
Los perros van casi todos atados; los ciclistas llevan cascos de diseño y se visten de fosforito.
Los caminantes me fascinan: marchan, a paso atlético, ayudándose a veces de bastones parecidos a los de esquiar, y no parecen dispuestos a perder el tiempo en examinar el paisaje. ¿Qué sentirán? ¿De qué estarán pendientes? Mi vieja misantropía se ha ido al garete y siento pena por el hombre. Tanta, ¡ay! que me olvido hasta de sentir pena por mí mismo.


.- ¡Qué perros tan bonitos tenéis!

Nadie se había dirigido a nosotros hasta ahora. Me asomo a ver quién ha hablado y veo ante mí un crío en un carrito. El crío debe tener 2 años, así que pienso -también por la voz- que quien ha hablado es el hombre que empuja su carrito, presumiblemente su abuelo.

.- Sí, muchas gracias, y también son majos.

.- He visto que tenéis ahí de libro de cabecera a Erich Fromm..
.- Sí...
.- El miedo a la libertad.
.- Sí...
.- Aún estamos así...
.- Sí...
.- No se ha avanzado mucho desde que lo escribió...
.- No...

1 comentario:

jovencilla dijo...

CAÑA DE FOTO GUILLE!! Mola mucho, si señor.
Tus perros parecen pinturas rupestres pintadas en la arena.
Tambien me gusta el texto, me gusta como escribes, eres sutil pero a la vez lo dices claro, y supongo que me gusta porque pensamos muy iual en esto, no? Ah!! A veces da miedo mirar el mundo.