9 feb. 2014

todos queremos creer que somos inmortales...

Queridos todos: dentro de pocas semanas fundiré mis blogs en uno. Podéis encontrarme como siempre en mi correo electrónico:  huelladeperro arroba yajú punto espany. Aquí os dejo con un texto que tiene un par de años ¡AY!







¡Si es que lo siento! noto esa sombra pastelosa que está contigo cuando no estás conmigo. A distancia sé que tu amante está contigo. No, no. Yo soy el amante. Él no es más que el marido, el novio, el que quiere tenerte para sí, sola y exclusivamente. Por eso su sombra es lisa y uniforme. Todas las arrugas de tu alma las alisa como quien se plancha un traje, una corbata, un hermoso pañuelo de cuello que le adorne como una flor. Tú eres su mujer, su lisura, su hermosa flor lisa. Y te estiras como una flor de tulipán para caber en su alma de cencerro metálico, sin un doblez, sin una arruga, como cabíamos uno contra el otro en nuestra cama de fortuna... Él viene ahora todas las tardes a buscarte. No te quiere perder. Por eso cuando sale del trabajo dirige el coche hacia tu casa y te recoge. ¿Donde iréis? No lo sé, no quiero saberlo. No creas que me interesa lo más mínimo lo que hacéis. Sólo me sorprende, como hoy, ver que de repente desapareces de mi vista y quedas siendo, como pálido reflejo de una mujer que amo, apenas una traslúcida tulipa de cristal. ¿Qué se hizo de ti, de tu lucidez, de tu valentía? ¿Adonde vas cuando se pone como adorno tu alma en el ojal? duermes un sueño de flor aterciopelada, y tu alma escucha mis gritos desde lejos sin contestarlos. Te dió una droga hipnótica, opio o heroína, y entonces ya no sientes. No sientes y nada duele. No quieres sentir, tanto debe dolerte vivir...

Y cuando despiertas es peor. Vuelves al mundo, y yo soy el mundo. Vuelves enfadada de mi dualidad, de mi variedad. Y yo, que soy todo sincero, parezco de repente falso y embustero.
¡Ah! comparado con sus mentiras de color liso uniforme yo, que tanto vivo, parezco áspero como una piedra pomez. Y sin embargo ¡Qué riqueza encuentro en ti, en lo bueno y en lo malo! De ti me interesa la vida, no la lisura, la garra, no la gazmonia. El agua hirviente que mana a borbotones sin que puedas detenerla. Y el valor; el de echarse al agua fresca de color chocolate cogiéndose a una cuerda, el de dar sorpresas, el de hacer regalos, el de descubrir ciudades nuevas donde nadie te espera. El de atreverte a mirar fijo dentro de tu propia alma.

Por eso sé que no estás perdida, porque he acariciado tu alma con amor y ella me ha besado. Y nos hemos hecho hermanos. Hermana. Porque me has buscado y me deseas y eso es bueno para todos. Y más para la vida... Y sé que este sueño sin ensueños que ahora vives y él te da te lo sacudirás un día, como un perro se sacude el rocío después de haber dormido una noche al sereno. Pero el rocío es mejor, y ojalá te caigan las gotas que se sacude el perro, y la fresca agua sucia te despierte de esta droga embotadora y grites ¡VIVIR! y aulles como un perro, y retozes conmigo en la fresca yerba de septiembre.

11 abr. 2011

chuchosvagabundos

Queridos todos:
Como ya ha pasado otra vez, cambio de vida cambio de blog (huelladeperrourbano ya no refleja bien la realidad que vivo). Os recibiré gustoso en este nuevo blog hermano: Perros vagabundos

7 abr. 2011

Playa del Gurugú:





Nos ha amanecido aquí, se está a gusto en este lugar. Estamos a mitad camino de dos pueblos marineros unidos por una carretera de 6 kilómetros. Junto a nosotros corren la pista ciclista, un largo paseo marítimo, una estrecha franja ajardinada, la playa y el mar.

Ahora que el sol está 20º sobre el horizonte ya vemos pasar ante nosotros ciclistas, paseantes de perros y caminantes. La mayoría de los que van a pie dan la vuelta un poco más lejos de donde estamos nosotros y emprenden el camino de vuelta. Los ciclistas no, los ciclistas llegan, supongo, antes de volver, hasta el otro pueblo.
Los perros van casi todos atados; los ciclistas llevan cascos de diseño y se visten de fosforito.
Los caminantes me fascinan: marchan, a paso atlético, ayudándose a veces de bastones parecidos a los de esquiar, y no parecen dispuestos a perder el tiempo en examinar el paisaje. ¿Qué sentirán? ¿De qué estarán pendientes? Mi vieja misantropía se ha ido al garete y siento pena por el hombre. Tanta, ¡ay! que me olvido hasta de sentir pena por mí mismo.


.- ¡Qué perros tan bonitos tenéis!

Nadie se había dirigido a nosotros hasta ahora. Me asomo a ver quién ha hablado y veo ante mí un crío en un carrito. El crío debe tener 2 años, así que pienso -también por la voz- que quien ha hablado es el hombre que empuja su carrito, presumiblemente su abuelo.

.- Sí, muchas gracias, y también son majos.

.- He visto que tenéis ahí de libro de cabecera a Erich Fromm..
.- Sí...
.- El miedo a la libertad.
.- Sí...
.- Aún estamos así...
.- Sí...
.- No se ha avanzado mucho desde que lo escribió...
.- No...

19 mar. 2011

Tri martolod



Tres jóvenes marineros.
Se fueron a viajar
El viento les empujó
hasta Terranova
Junto a la piedra del molino
Echaron el ancla
Y en ese molino
Había una sirviente
Y ella me pregunta
Que dónde nos conocimos
En Nantes, en el mercado
Habíamos elegido un anillo
Tri martolod yaouank
O voned da veajiñ
Gant avel bet kaset
Betek an Douar Nevez
E-kichen maen ar veilh
O deus mouilhet o eorioù
Hag e-barzh ar veilh-se
E oa ur servijourez
Hag e c'houlenn ganin
Pelec'h 'n eus graet konesañs
E Naoned, er marc'had
Hor boa choazet ur walenn


Hasta aquí lo que canta Alan Stivell. Las siguientes estrofas las he encontrado en esta página: Chanssons bretonnes

Gwalenn ar promesa,
Ha par omp da zimeziñ
Ni 'zimezo hon-daou,
Ha pa n'eus ket avañtaj
Ma mamm c'hwi zo 'n hoc'h aez,
N'ouzoc'h ket piv zo diaes
N'hon eus na ti na plouz,
Na gwele da gousket en noz
N'eus na liñser na lenn,
Na pennwele dindan ar penn
N'hon eus na skuell na loa,
Na danvez d'ober bara
Ni 'ray 'vel ar glujar,
Ni 'gousko war an douar
Ni ray 'vel ar c'hefeleg,
Pa sav an heol 'ya da redek
Echu eo ma jañson,
An hini 'oar 'c'hontinui
El anillo de la promesa
Y estábamos a punto de casarnos
Nos casaremos
Aunque no nos convenga ¿?
Madre estás a gusto (à l'aise)
No sabes quién pasa necesidad
No tenemos ni casa ni paja
Ni cama para dormir de noche
No tenemos ni sábana ni manta
Ni edredón bajo la cabeza
No tenemos ni escudilla ni cuchara
Ni harina para hacer pan
Haremos como la perdiz
Dormiremos en la tierra
Haremos como la becada
Cuendo el sol se levanta echa a correr
Mi canción se ha terminado
El que sabe continúa

17 mar. 2011

Malicorne : Une fille dans le désespoir



Une fille dans le désespoir
accourant de tous côtés
aux bals et aux assembles
sans permision de son père
elle ne rentre au logis
bien souvent qu'après minuit.

Un jour son père et sa mère
lui dirent ma très chère enfant
vous offensez le tout-puissant,
la divine providence.
Déclarez tous vos pêches,
ils vous seront pardonnés.

Qu'on m'pardonne répondit-elle
pour moi je m'en soucie pas
car j'enrage de dépis
d'être sans amant sur terre,
si le démon vint-ait içi,
oui je m'offrirais à lui.

En prononçant ces paroles
elle voir venir à l'instant
un équipage bien brillant,
deux chevaux et un carrosse,
les messieurs qui sont dedans
sont habillés d'or et d'argent.

À peine furent-ils arrivés,
ils descendirent du carrosse,
dans le logis ils sont entrés
lui disant bonjour ma rose
voici votre bien-aimé,
celui que vous désirez.

Ils lui présentent por gage
un beau riche diamant.
La prenant par sa main blanche
ils la montent en leur carrosse
et dans le même moment
tout disparut à l'instant.

On entendit dans les airs
crier fort hautement
filles qui vous êtes comme moi,
ne faîtes pas de prières,
un amant j'ai désiré,
le démont m'est accordé.
Una chica desesperada
que corría de todas partes
a los bailes y a las asambleas
sin permiso de su padre
no volvía al hogar
casi nunca antes de media noche.

Un día su padre y su madre
le dijeron muy querida hija
ofendéis al todo poderoso
la divina providencia.
Declarad todos vuestros pecados,
así os serán perdonados.

Que me perdonen contestó
no me preocupa nada
pues me enrabio de despecho
de estar sin amante en la tierra
si el demonio viniera hasta aquí
sí, yo me ofrecería a él.

Al pronunciar esas palabras
ve que llega al instante
un grupo muy brillante,
dos caballos y una carroza,
los señores que viajan dentro
van vestidos de oro y plata.

A penas hubieron llegado
descienden de la carroza
entraron en el hogar
le dicen buenos días mi rosa
he aquí vuestro bien amado
el que habéis deseado.

Le presentan como prenda
un hermoso diamante
la han tomado por la mano
la suben en la carroza
y en ese mismo momento
todo desaparece al instante.

Entonces se escucha en los aires
que gritan muy fuertemente
chicas que sois como yo,
no hagáis ruegos como yo
un amante deseé
el demonio se me dio.


Transcripción según la de Joseph Dubreuil sacada de matias.dubreuil.free.fr

14 mar. 2011

Devolver mal por bien

Voy a recoger a mi hermana. Viene, enamorada, con su nuevo novio, un viejo amigo de juventud. Me he estado preparando, feliz de volver a ver a M después de treinta años. De repente he recordado como se se comportó mi hermana la última vez que me vió enamorado. La rabia me crispa mientras me ducho, me visto. ¿Qué haré?

11 feb. 2011

El peso de la vida

.- ¿Cómo has podido pensar que somos amigos? -me dijo.
Y eso también me dolió.
Pero pensé: Tiene razón. ¿Cómo podría ser amigo de alguien que se niega a ser amigo de sí mismo?

31 ene. 2011

El cambio

Un buen día te das cuenta de que sólo vives para el trabajo. Y te descubres corriendo de un sitio a otro, y a otro sitio.
Un buen día te das cuenta de que para tí los caminos son sólo carriles por los que corres para atender exigencias. ¡Exigencias!, que no necesidades, porque si lo fueran, tú que eres bueno, te desvivirías por ayudar, pero no, son sólo exigencias que los otros se ponen a sí mismos, y lo que es peor, (o peligroso, según se mire), en las que te involucran sin ningún respeto usando trampas tales como que son tus jefes y tú su empleado; o tus clientes y tú su proveedor; o unos pobres necesitados y tú el que los salvará.
Un buen día te das cuenta de que ya no encuentras personas con las que hablar por el camino, porque desde el primer día que dejaste de disfrutar del tiempo con una persona interesante, (o gato, o rata, o pajarillo) fuiste reduciendo el tiempo que les dedicabas, hasta que ya ni tomabas nota mental de su existencia.
Un buen día te das cuenta, quizá en el metro a la hora punta, de que todas las personas que te cruzas te parecen tipos raros:
.- ¿Pero de donde salen todos estos marcianos?
De que no los entiendes, o sí; entiendes qué les mueve, porqué se mueven, pero te parece tonto, absurdo y cobarde. Porque todos se mueven para salvar algo, una inversión propia o de otros, o para conseguir algo, una ilusión tenida en un momento de lucidez y puesta en el futuro.
Un buen día te fijas en la gente que hace footing por la mañana, y todos luchan contra su propio cuerpo en vez de disfrutar de correr.
Un buen día; porque a veces tenemos buenos días; te dices que si fumas, te gustaría disfrutar del cigarrillo, o del porro, o del chino, y no calmar una ansiedad. Que si comes, te gustaría disfrutar de la comida, y no calmar una ansiedad, que si follas, te gustaría disfrutar del amor, y no calmar una ansiedad, que si bebes, te gustaría disfrutar de tu cubata, y no cubrir un rol y calmar una ansiedad, que si corres, te gustaría que la energía que estás generando tonifique todo tu cuerpo, tu mente, tu espíritu, te dé alegría y ganas de vivir, y no simplemente te haga sufrir, anquilosando y volviendo rígidos unos pocos de tus músculos.
Un buen día te dices que si no es así, prefieres no comer, no beber, no fumar, no trabajar, no hacer eso que grandilocuentemente llamas "hacer el amor" y que muchas veces no son más que polvos cutres, que no cumplen otra función que calmar una ansiedad, o evitar una pelea, o posponerla...
Un buen día puede que te pares a pensar que eres tonto, porque siempre has sabido que sólo tienes una vida, aunque creas en la otra, de la que nadie ha vuelto nunca, o tan pocas veces que el dato es dudoso. Y entonces te preguntas:
.- ¿Pero dónde estoy todo el tiempo?
Porque sabes que no estás ahí cuando corres todo el tiempo, o cuando estás trabajando, o cuando ves la tele, o cuando copulas (no, ahí tampoco, ¡o tan pocas veces!). O cuando comes, o cuando bebes, o cuando juegas, o cuando vas de excursión, o cuando vas de turista. Y sabes, vagamente sabes que sólo estás ahí en tu cama; que es tu refugio; cuando estás solo, en medio de la noche, cuando tres o cuatro horas de soledad y de sueño, (o cinco o seis, o siete, que a veces hace falta tanto) han conseguido relajar las tensiones que viajan contigo todo el día. Y sabes vagamente que ahí sí, tu yo profundo y verdadero anda saliendo de su encierro y juntándose contigo. Pero claro, estás dormido. Y así, ¿cómo puede uno conocerse? Y luego te despiertan, por la mañana te despiertan. Y se está tan bien ahí en la cama calentito... ¿porqué será? Y entonces las obligaciones de la dura faena de vivir que te has impuesto se presentan de golpe a tu consciente, y compones un gesto heróico y ¡Adelante, buenos días, a luchar por cada día! Y el niño que hacía puñitos allí en la cama, el niño que ensanchaba con cuidado su tamaño hasta llenar el de tu cuerpo vuelve a hacerse pequeñito y a meterse en un rincón oscuro, y se queda ahí, como un pequeño piloto asustado que no llega a los controles de su Mazinguer, viendo cómo las convenciones sociales se hacen con el control de tu cuerpo, gracias a la sensación de urgencia, al piloto automático. Y tu pequeño piloto destronado, que ama a su Mazinguer con todas sus fuerzas, si tiene el día bueno, y has dormido bien, y estás un poco relajado, te va contando chistes por la calle, porque también hay que reirse, ¿no? y te va mostrando lo idiotas que somos todos, el poco control que tenemos sobre nosotros, y vas cayendo en lo estúpida que es la gente, en cómo se dejan llevar por convenciones, por el qué dirán, por la ropa y la fachada, en cómo tienen una imagen falsa de ellos mismos, en cómo repiten todo el tiempo pequeños gestos que apaciguan y no sirven para nada:
.- Un cigarrito para ponerse en marcha...
.- Yo, hasta que no me tomo un café no soy persona...
.- Gomaespuma en la radio del coche por la mañana para ponerse de buen humor (no sé si todavía siguen), sin ni siquiera ser crítico con ellos, porque claro, uno es de izquierdas, y uno pasa sobre su humor histriónico y grosero en aras de la izquierdidad. Y así perdemos el criterio propio, y nos vamos haciendo más gilipollas. Y nadie mira nada de lo que es real o importante en este mundo. Si hasta los que tienen perros son idiotas, y eso que tener perro es una suerte, una bendición de Dios, una panacea, porque un perro puede llevarte, a poco que lo mires con curiosidad y compasión (empatía), de vuelta a la libertad perdida. Pero no:
.- ¡No seas cochino! y el perro sólo está adquiriendo información fidedigna del otro perro de la fuente más fiable, las glándulas anales.
.- Hala, hala, ya os habeis saludado...
.- Corre, corre, que tenemos prisa...
.- Haz tus cositas... (Le dice un simio degenerado a un cánido atado a una correa).

Y un buen día; porque a veces tenemos buenos días; quizá uno llegue a tomarse en serio todas estas señales, y de acuerdo con el enano que tenemos dentro (el piloto del Mazinguer, aquel que casi sólo se manifiesta para pulsar tus cuerdas vocales y hacerte decir:
.- Cinco minutitos más, mamá, por favor...) Un buen día digo, quizá dejemos crecer al enanito, que se quedó pequeño en la primera infancia, y le alimentemos con datos objetivos, (le dejemos mirar por las ventanas) y escuchemos lo que tenga que decirnos, e iniciemos con él un diálogo sincero, como amigos, como amantes, y entonces, quizá vaya preparando su estrategia, y dejando crecer sus largas trenzas, o estudiando los fenómenos celestes, las aves migratorias.
Y este es el momento más delicado, cuando el príncipe despierta. ¡Cuantos no habrán llegado al suicidio, o a la cárcel, o a una adicción sin remedio, por que el enano estaba despertando y ellos no se daban cuenta!

Y un buen día, porque podemos tener días buenos, y nada está perdido de antemano, es posible que el piloto haya preparado su estrategia, y esta te sorprenda, y entonces descubras que aquella preocupación sobre tu salud mental que estaba empezando a exacerbarse, porque ya nada hacías a derechas, y tenías todos los proyectos a medio hacer, y la casa desordenada, y una gruesa capa de polvo cubría tus más queridos libros, aquellos con los que contabas para construirte o sostenerte, no era más que una preocupación vicaria, de aferrarte a los restos de la imagen de ti mismo que cultivas en sociedad (y frente a ti también). Y que en el fondo, nada de esto te interesa, y puede que empieces a llegar tarde al trabajo, o a gastarte la pasta en drogas (mucho más satisfactorio), o compulsivamente en cosas que sabes que no usarás. Y tu caída en picado hacia el no éxito social puede que te asuste, pero no harás nada por cambiarlo, porque en el fondo te importa nada.

Y un buen día, porque a veces tenemos días gloriosos, mandarás a la mierda a tu jefe, y saldrás del trabajo algo preocupado, porque no sabrás de qué vas a vivir, pero satisfecho, porque ya tocaba hacerlo y se lo tenía merecido: ¡Hacerte perder tantos años, en gilipolleces que no sirven para nada! Y te aviso: Sólo de tu estricta vigilancia dependerá que en un descuido no quemes tu casa, que no estalles tu coche, que no cometas un delito imperdonable, porque cuando se le da cancha y libertad al verdadero yo, este busca liberarse por todos los medios, y le anima una santa razón: ¡Haberle hecho perder tantos años, en gilipolleces que no sirven para nada!
Y valdrá más que rescates la pasta que te queda, y la pongas a buen recaudo por un tiempo, donde puedas encontrarla más adelante, cuando te hayas hecho ¡por fin! amigo de ti mismo. Pero aprisa, aprisa, porque el mundo es grande y deseable, y el ansia de libertad es muy urgente.
O quizá, si tienes suerte, y estás en buena connivencia con tu enano, puedas comprarte un velerito antes de que estalle, o una bici, o una furgoneta, o un billete a las antípodas, pero más valdrá que te des prisa, y no estés muy seguro de que esa precaución sirva de algo, porque la libertad es fuerte y exigente, y el mundo grande y deseable, y hay tantas cosas tan distintas que vivir... que quizá tu plan no convenza al enano.

En cualquier caso, si tienes un buen día... Aprovéchalo, para que vengan más, y más, y más. No pierdas el tiempo en lamentarte, y vive, vive, vive sin parar, y seas bienvenido al mundo de los hombres que se sienten libres. Donde cada día vale una semana, o dos, o tres, o un mes de los antiguos, y no se tiene ya ni miedo a morir, porque uno está vivo en permanencia, y se siente orgulloso de sí mismo.

25 ene. 2011

Placeres sencillos

Uno de los placeres más exquisitos que existen es beberse un vaso de leche fría entibiada al microondas. La mezcla de chorros frios y calientes en la boca es una experiencia extraordinaria para la que aún no existe nombre.

22 ene. 2011

¡Ay qué angustia!

Todo gesto (palabra, actitud, pregunta, comportamiento) en esta vida no es más que otra forma del miedo a la muerte.

19 ene. 2011

El abuso de la naturaleza

Hay corrillos delante de los bares desde hace unos días. Los parroquianos prefieren dejar que el cafelito o la cerveza se vayan templando en el interior y salen a hacer tertulia en la acera enfrentando el duro frío con pequeños braseros individuales que sostienen entre sus dedos y de los que aspiran con fruicción. La costumbre ha ido ganando adeptos y muchos de los que decidieron a principios de año no entregarse al placer de los corrillos al frío de la calle se agarran ahora con fuerza a sus braserillos y discuten animadamente con amigos, conocidos y pasantes de política en general y de cómo va el mundo, Facundo. Así he aprendido; en el corrillo del Bar Julián; que esta nueva costumbre está saliendole cara a la humanidad en términos de gasto energético. Efectivamente, la tendencia a la comodidad en que la sociedad nos ha educado, a nuestras expensas, desde muy jóvenes, ha hecho que en muchos lugares se pervirtiera el espíritu de las tertulias callejeras promovidas desde el gobierno y que los ciudadanos, en lugar de gozar del sano placer natural de la conversación al amor del frío aire del invierno, hayan preferido conversar al calor de esas estufas de butano de exterior que dilapidan hacia los cielos calor y gas irreemplazable.

Un poco más allá, en la tertulia de Ultramarinos Antonia, Miguel contaba a sus clientes una historia de su infancia:
Cuando yo era niño mi tío tenía un camión, y con él hacía un negocio de transporte. Transportaba leche entre españa y francia. Cargaba leche en Burgos que llevaba a París y un poco más al sur cargaba leche otra vez que traía hasta Burgos.

Desde la puerta de lo de Miguel se ve el solar, mi viejo solar, y delante de él veíamos a un hombre llevar un palo vertical de un lado a otro y efectuar aparentes mediciones con él.
.-Está midiendo fugas de gas -dijo Vicente.- Hace unos años se medían así, aunque con un palo más corto.

Como la respuesta estaba casi tan cerca como las especulaciones, fui a ver de qué se trataba.

.-Estoy midiendo ángulos y direcciones -me dijo el topógrafo,- soy topógrafo.
.-Y contra qué las mides -le pregunté- Sólo tienes tu palo.
.-Ahora va todo por satélite, -me contestó- mido con una precisión de centímetros.
Cuando yo vivía aquí era feliz -le dije.- La gente era feliz. El solar era un lugar de acogida. Hace seis meses lo arrasaron. También arrasaron mi casa.
.-Ahora la gente estará contenta de tener un mercadona cerca.
.-No sé, -le dije- tanto comprar... estamos esquilmando los recursos naturales.
.-¿Qué quieres decir?
.-¿Recuerdas el Fletán negro? Hace unos años empezó a ser difícil encontrar lenguado. Pronto empezó a ser substituído en los comercios por otro pez parecido. Al principio se le llamó lenguado, pero pronto se supo que se llamaba Fletán, y que se pescaba en aguas del atlántico con grandes barcos factorías a unos mil metros de profundidad.
El boom de la venta del fletán duró unos años, ahora ya no hay tanto.

Obsolescencia programada


7 ene. 2011

El juego de la muerte

En marzo de 2010 la televisión francesa publicó un reportaje que repetía el experimento de Milgram.
El nuevo experimento tomaba la forma de un concurso de televisión. Aquí tenéis el vídeo. Está en megaupload, así que si no estáis asociados a ellos tendréis que esperar media hora para ver la segunda parte, pero lo más significativo es el principio. El concurso mismo.



Si queréis descargarlo podéis hacerlo desde la página de Bizzentte

Si me hubieran preguntado hace unos días hubiera dicho que yo seguramente sería de los que hubieran desechado participar en ese juego, y si por lo que fuera hubiera decidido participar, hubiera sido seguro de los primeros en abandonar.
Si me preguntarais hoy no sabría que decir: Ayer me descubrí teniendo un comportamiento tan cobarde y miserable que no creo que ninguno de los participantes en el concurso hubiera querido cambiarse por mí.
Y bueno, para no dejaros con mal sabor de boca enlazo aquí una posible medicina...

21 nov. 2010

Complejidad

Nuestro cerebro es complejo, no lineal. Para cada suceso, para cada estímulo, prepara simultáneamente varias respuestas. Los estímulos que recibimos son también complejos, nuestra mente los visualiza simultáneamente en distintas líneas de significación. Nuestro comportamiento, cada gesto o frase pronunciada, es una elección que hacemos entre distintos comportamientos que podrían ser aproximadamente coherentes con algunos de los significados que dimos a los estímulos.

Aunque siempre sucede así, normalmente no nos damos cuenta. Aplicamos sin dudar la respuesta que nos parece más adecuada a cada situación y la secuencia de estímulos/respuesta-provocada es tan clara para nosotros que raramente somos conscientes de los otros posibles significados que podrían tener los estímulos y mucho menos de las otras posibles respuestas que podrían ser coherentes con ellos.

Sin embargo actuamos siempre de manera compleja: pensamos simultáneamente varias cosas a propósito de las cosas que nos suceden, y aunque el hilo argumental lo solemos tener siempre presente; por debajo de la línea de flotación, en el subconsciente, las otras respuestas y pensamientos siguen existiendo, y van transmitiéndose de persona a persona al filo de las distintas posibles líneas de significación.

Así nuestra comunicación con el mundo consta de enredadas madejas cuyos hilos son secuencias argumentales que ligadas a los estímulos iniciales van desenvolviéndose a lo largo de las secuencias causa/efecto/respuesta-recibida/nuevo-efecto etc. Entre ellas destaca el hilo principal, la secuencia visible, que tiene un efecto de arrastre o atracción sobre los posibles argumentos de la vivencia. Así, si nuestra decisión principal (por ejemplo educando a un perro) ha sido "este perro es peligroso" las otras secuencias argumentales lógicas que podrían significar que el perro no es peligroso (por ejemplo leyendo las reacciones caninas según criterios más tolerantes) se ven ordenadas a partir de la secuencia principal de nuestro comportamiento como "el perro es menos peligroso" "el perro podría resultar peligroso en según que casos" "no hay peligro pero no conviene quitarle el ojo a este perro" en una serie de hilos secundarios cuya importancia se difuminará cada vez más a medida que se aparten de la secuencia principal de significado que dirija nuestro comportamiento.

Evidentemente no todos los humanos usamos de este mecanismo de igual manera, ni en todas las circunstancias debe ser usado igual. Hay casos en los que debemos tener en consideración consciente dos o tres e incluso más líneas argumentales distintas, como por ejemplo cuando entramos en un ámbito social que nos es desconocido. Hay personas que mantienen siempre dos líneas distintas en todo momento, y tienen así la seguridad de que si una explicación de lo que están viviendo falla la otra puede ser todavía buena. Otras personas mantienen una línea argumental consciente muy simple y evidente, pero paralelamente y en el subconsciente mantienen otra línea argumental muy sólida y ricamente inervada, y a veces se destapan bruscamente aplicando la línea que tenían oculta y descubren así de forma sorprendente verdades importantes.

15 nov. 2010

La telepatía

Anda que no jode a veces...

6 nov. 2010

Una de Lole y otra de Manuel







Bueno, ahí lo tenéis, los últimos videos de lo que filmamos este verano: Perros prisioneros

Muchas gracias a la Benedetina con quien compartí esos días tan intensos; que me acompañó, ayudó, apoyó, filmó y que luego montó todo esto ella solita. La quiero muchisísísímo y está en mi corazón, y de ahí no la saca ni una excavadora. (La preciosa voz que se oye en algunas partes con el bonito acento andaluz es la suya) ;)


De lo que pasa en el mundo, por dios que no entiendo na.
El cardo siempre gritando y la flor siempre callá.
Que grite la flor y que se calle el cardo.
Y to aquel que sea mi enemigo que sea mi hermano.

21 oct. 2010

pensée profonde nº 1 (l'élégance du hérisson)

El problema es que los niños se creen lo que cuentan los adultos y que, una vez se han vuelto adultos, se vengan engañando a sus propios hijos. "La vida tiene un sentido que los adultos conocen" es la mentira universal que todo el mundo debe creer. Cuando, llegados a la edad adulta, comprendemos que es falso, ya es demasiado tarde. El misterio sigue intacto pero toda la energía disponible ha sido malgastada en actividades estúpidas. Ya no nos queda más que anestesiarnos de cualquier forma para no ser conscientes de que no le encontramos ningún sentido a nuestra vida, mientras engañamos a nuestros propios hijos para intentar convencernos mejor. [...
...] La gente se cree que intenta alcanzar las estrellas, pero acaban como carpas de colores en una pecera. Me pregunto si no sería más sencillo enseñar a los niños desde el principio que la vida es absurda. Esto supondría que durante la infancia nos perderíamos algunos buenos momentos, pero los adultos ganarían mucho tiempo, sin contar que por lo menos nos ahorraríamos un buen trauma, el de la pecera.

(del diario de una niña mentalmente sana que ha decidido suicidarse según Muriel Barbery -traducción propia-)

RESPETO

Espero cuando me muera
no haberme burlado nunca de nadie

salvo de mí

y quizá de Dios,
cuando me mate.

11 oct. 2010

Noir sur blanc

Esta es pa mí, que estoy harto melancólico... Françoise Hardy - Noir Sur Blanc Cargado por emimusicfrance. -

Negro sobre blanco, escribo mis males, con los nervios en carne viva
Sin barandilla y sin engaños, impecablemente, casi siempre...
Blanco o negro, quizá no sea demasiado tarde
Para salir de mi torre de marfil, si pasas sin verme

Bien valdría la pena pagar el precio de este último rodeo
Y tanto peor para lo que callamos, las llamadas de socorro
Lanzadas en la noche y caídas en oídos sordos
Si alto y corto pudiera colgarme de tu cuello...

Dejaremos en blanco los temas que queman demasiado
Que podrían helarme la sangre, hacerte partir corriendo...
Sólo hay un punto negro, si no te gustan las miradas
que te atraviesan de parte a parte ¿habré de pasar sin verte?

Bien valdría la pena pagar el precio de este último amor
Pagaría al contado las llamadas de socorro, los gritos
Lanzados en la noche y caídos en oídos sordos
Si a mi cuello vinieras a colgarte alto y corto...
¿Vendrás? piensa que todo depende de ti, ¿vendrás?

Bien valdría la pena pagar el precio, Yo no daría media vuelta
Guardaría para mí los gritos y todas las palabras de amor...
¿Vendrás? piensa que todo depende de ti ¿vendrás?
Traducción propia

Soeur Sourire,

una de las personas más dignas que han pasado por este triste mundo...


Todos los caminos de este mundo
Te conducen al cielo
Y el viento que vagabundea
Te lleva hacia el sol

Y cantan los prados y cantan las flores,
La alegría está en mi corazón
Y cantan los prados y cantan las flores,
Yo tengo mi alegría en el Señor

Todos los caminos de la tierra
Están sembrados de amistad
Y la mirada de tu hermano
Espera encontrarte

Y cantan los prados y cantan las flores,
La alegría está en mi corazón
Y cantan los prados y cantan las flores,
Yo tengo mi alegría en el Señor

Todos los caminos del llano
Van hacia la asamblea
Pese a las alegrías y las penas
Hacia el horizonte resplandeciente

Y cantan los prados y cantan las flores,
La alegría está en mi corazón
Y cantan los prados y cantan las flores,
Yo tengo mi alegría en el señor

Todos los caminos de la vida
Te piden que esperes
Al señor que te convida
Al banquete de eternidad

Y cantan los prados y cantan las flores,
La alegría está en mi corazón
Y cantan los prados y cantan las flores,
Yo tengo mi alegría en el señor
Tous les chemins de ce monde
Te conduisent vers le ciel
Et le vent qui vagabonde
T'amène vers le soleil

Et chantent les prés et chantent les fleurs
La joie est dans mon coeur
Et chantent les prés et chantent les fleurs
Moi j'ai ma joie dans le seigneur

Tous les chemins de la terre
Sont parsemés d'amitié
Et le regard de ton frêre
Attends de te rencontrer

Et chantent les prés et chantent les fleurs
La joie est dans mon coeur
Et chantent les prés et chantent les fleurs
Moi j'ai ma joie dans le seigneur

Tous les chemins de la plaine
S'en vont à l'assamblement
Malgré les joies et les peines
Vers l'horizont éclatant

Et chantent les prés et chantent les fleurs
La joie est dans mon coeur
Et chantent les prés et chantent les fleurs
Moi j'ai ma joie dans le seigneur

Tous les chemins de la vie
Te demandent d'espérer
Le Seigneur qui te convie
En banquet d'éternité

Et chantent les prés et chantent les fleurs
La joie est dans mon coeur
Et chantent les prés et chantent les fleurs
Moi j'ai ma joie dans le seigneur


Traducción propia
Jeannine Deckers: Jeannine Deckers

9 oct. 2010

El último día del solar

El viernes 30 de julio los legítimos propietarios del solar hicieron entrar unas máquinas y lo arrasaron. La elección de la fecha podría hacer sospechar de la honestidad completa de sus propósitos, pero no os engañéis. La torre, a pesar de pertenecer al conjunto original de la antigua estación de marxalenes y ser así patrimonio industrial de finales del siglo XIX había sido hábilmente escamoteada por algún prestidigitador del registro de bienes de titularidad pública mediante alguna estratagema pacífica que este pobre can no ha podido determinar aún. No constando en registro alguno no había razón para respetarla. Y la elección de la fecha del derribo habrá más bien que atribuírsela a la bondad de los empresarios, deseosos de causar el menor perjuicio a los habitantes del barrio haciendo el derribo el día que todos partían de vacaciones, y no al temor de que alguien pudiera señalar un expolio al bien de todos y así impedirles disponer del bien que habían comprado al ayuntamiento en pública subasta después de que este recalificara el terreno...

Los entresijos administrativos son complicados, y mientras los ciudadanos de a pie ya tenemos bastante con usar nuestro tiempo en trabajar para pagar las hipotecas, comer y ver la tele; los poderosos pueden usarlo en algo mucho más útil como seguir las tendencias urbanísticas de los ayuntamientos para aprovechar, en su propio beneficio, los cambios de humor de estos. Así se entiende que los poderosos sean cada vez más poderosos y los pobres seamos cada vez más pobres. No de espíritu, al menos algunos lo intentamos, aunque la tendencia general también vaya en este sentido.

Me quedo sin embargo con las sabias palabras que me dijo el Sr Torres, abogado de Gesfesa Valencia, un mes antes: Te vamos a cortar la barba, Guillermo. No te hagas el mafioso conmigo. Te hemos dejado estar aquí muy bien. Has hecho lo que has querido. Ahora coges tus cosas y te largas.

Bueno, pues eso: Es cierto que he estado muy bien y que ellos me dejaron. No me haré mafioso, no me gustan los mafiosos. Yo mismo me he cortado la barba, he cogido mis cosas y me he largado. Y en un mes y medio me iré más lejos, y sacudiré el polvo de mis sandalias a la puerta de la ciudad. Y seguiré siempre intentando hacer lo que crea y quiera. Y si queréis ver los vídeos que grabamos ese día, pues aquí los tenéis





3 oct. 2010

Dust in the wind




  
I close my eyes
Only for a moment and the moments gone
All my dreams
Pass before my eyes a curiosity
Dust in the wind
All they are is dust in the wind
Same old song
Just a drop of water in an endless sea
All we do
Crumbles to the ground, though we refuse to see
Dust in the wind
All we are is dust in the wind


Now dont hang on
Nothing last forever bust the earth and sky
It slips away
And all your money wont another minute buy
Dust in the wind
All we are is dust in the wind
Dust in the wind
Everything is dust in the wind


Escrito por Kerry Livgren
Para "Kansas" (1977)

28 sept. 2010

¿Amor?

Conversación con mi madre ahora: .-Demain c'est mon aniversaire mañana es mi cumpleaños.
.-Tu crois que je n'y pense pas ? ¿Y crees que no lo tengo presente?
.-Demain non, c'est a peine dans une heure. mañana no, apenas en una horat
.-Á cette heure ci nous étions avec ton père au cinema. Tu est né a dix heures du matin. A estas horas estaba con tu padre en el cine. Naciste a las diez de la mañana.

.-Bon, felicite-moi parce que peut-être que demain je ne serai pas là, je risque de partir. Bien, felicitame porque mañana quizá no esté aquí, a lo mejor me marcho.

.-C'est moi qu'il faut feliciter. C'est mon aniversaire. Es a mi a quien hay que felicitar, es mi aniversario.

.-Tu has raison maman, felicitations (y me quedo pensando...) d'avoir fait un si bel enfant. Tienes razón mamá, te felicito _ _ _ _ _ _ _ de haber hecho un hijo tan guapo (bel enfant en francés se parece bastante al concepto de kalocagatía de los griegos, es decir, incluye con la belleza física la belleza moral)

.-Tu crois que je ne le sais pas ? mes amies me le disent chaque fois qu'elles te voient : "qu'il est beau, ton fils". ¿Crees que no lo sè? mis amigas me lo dicen cada vez que te ven "qué guapo es tu hijo"
.-Tu est fière de moi, maman ? ¿Estás orgullosa de mí, mamá?

.-Bien sûr que je suis fière, je ne t'aurais pas voulu autrement ! ¡Claro que estoy orgullosa, no te hubiera querido diferente!

.-Sauf quelques fois où je te désésperais, n'est-ce pas ? Salvo algunas veces que te desesperaba, verdad?

.-Oh, peut-être, des fois... -y me mira con aire orgulloso- Oh, quizá, a veces...

Nos besamos.

.-bonne nuit maman, repose toi bien.

.-bonne nuit, mon fils

AMOR DE MADRE.....

24 sept. 2010

19 sept. 2010

8 sept. 2010

domesticar

El perro es un animal muy útil para el hombre porque tiene dientes y es capaz de morder. Si desde pequeño se lo somete según ciertas técnicas que sofocan su desarrollo el perro se vuelve temeroso, receloso y desconfiado, gracias a lo cual ladrará, gruñirá y amenazará con sus dientes a todo aquel que se acerque al reducido ámbito en que se le tiene prisionero. Los humanos usamos esta peculiaridad de los perros para impedir que otras personas tengan fácil acceso a cosas que consideramos de nuestra propiedad...

Si algún día el perro logra liberarse y se escapa sus posibilidades de supervivencia son; por las mismas técnicas restrictivas que lo hicieron útil; escasas, aunque esto no es un problema, porque el perro es un animal prescindible.


Igual que el ser humano.






1 sept. 2010

Métete tus inseguridades por el culo y andá por el mundo con la cabeza bien alta.

Perder lo que tienes por miedo a perderlo...

¡Eso no tiene perdón de Dios!

14 ago. 2010

Y así nos va yendo...

(viene del Post anterior)
Bueno, "P" (y "Gen"), parece evidente lo que dices, pero hay que cuidarse de las evidencias simplistas. En el mundo natural de las pajarillas de las viñas es natural que la madre despeñe al hijo enfermo.
Extrapolar eso a la realidad humana resulta atractivo, pero quizá debamos andar con pies de plomo porque seguramente en nuestro mundo entran en juego muchas complejidades que complican la sencilla ecuación "supervivencia del más fuerte".
Las palancas que ahora mueven el mundo sólo pueden aplicarlas unos pocos, normalmente herederos por largo linaje de quienes fueron en su tiempo poderosos.
Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, Carlos Fabra, presidente de la diputación de Castellón, o Abel Matutes, dueño virtual de la isla de Ibiza, son, sin salir de mi propio ámbito cultural, flagrantes ejemplos de esto que digo.
El Dios subnormal que aplica furiosamente esta forma restringida de las leyes darwinianas no tiene en cuenta otras leyes del universo que son, en definitiva, las que más duración han tenido. El parasitismo extremo no tiene sentido: elimina al huésped y elimina al parásito. El parásito más exitoso es el que no mata al huésped; la relación con el tiempo se vuelve simbiótica. la planta que es comida por un depredador acaba, si le dan tiempo, produciendo una excrecencia comestible que la protege; el linage del depredador entra en simbiosis con la planta.

Los antepasados de los indígenas nativos norteamericanos destruyeron, hace unos ocho mil años, a los perezosos gigantes, a los armadillos gigantes (Glyptodon), y a todo el género Equus. Después de aquella época y hasta la entrada de los bárbaros españoles en sus tierras cultivaron una forma de vida armoniosa con su entorno, mucho mas útil para la humanidad y sus compañeros de viaje en la Tierra que la forma que los estúpidos europeos habían cultivado. La vida de los descendientes de aquellos Clovis depredadores era, en la época en que llegaron los blanquitos civilizadores, mucho más plena y gozosa que la de estos, admitía como natural la muerte y era lo suficientemente dura como para que naturalmente sobrevivieran los más aptos. Los realmente más aptos, pues la cultura de las tribus de las llanuras modificaba y optimizaba la exigencia de la selección natural.
Lo mismo se puede decir de las culturas indígenas de Papúa-Nueva Guinea, de Australia y de muchas mas culturas indígenas de todo el mundo.
El precio que estamos pagando por el sueño europeo de vencer a la muerte es el más alto que se ha pagado nunca. En diversidad biológica y en diversidad cultural.
¿creéis que vale la pena?


9 ago. 2010

Visita a un centro de baja exigencia de ayuda a los sin techo

Vuelvo a los mercedarios sobre las 17'30. Me abre un chico que no conozco. Supongo que utilizan el equivalente a "presos de confianza" para ayudar en el servicio, de ahora en adelante "el servicio" y atender a los usuarios, de ahora en adelante "los usuarios" El nuevo me hace las habituales preguntas:
¿Es la primera vez que vienes aquí?
.- ¿Cómo te llamas?
Pero cuando le digo el nombre me pide luego el apellido ¿¿??. La baja exigencia parece menguar...
Y más que menguará, porque inmediatamente me dice:
.- Lo que no pueden entrar son los perros.
Al final sale la Monja y se dirime la cosa a mi favor, pero hay nuevas normas: Los animales domésticos no pueden ir por cualquier parte, deben estar en la escalera. La escalera sube desde enfrente de la cocina hasta el cuarto donde se almacena la ropa, es una escalera interior. Entro seguido por los perros y los comentarios me siguen de camino. La sensación debe ser muy parecida a la de entrar en el patio de una prisión, aunque quizá menos violenta... Hay unos 40 hombres en el local, y una sola chica aparte de las que atienden. Está con su novio en la mesa pequeña que hay debajo de la escalera.
Mayoritariamente se oye hablar árabe, y español en la tele. Me cruzo con el chico que momentos antes en la calle había hecho ademán de apartarse para que no lo tocara la Cindy...
Me dirijo pues a mi castigo y voy rumiando mi malestar:
Castigado en la escalera...

No podré cargar el portátil, y por eso escribo en papel. Me parece paradógico que este lugar llevado por religiosas cristianas acabe siendo un reducto del Islám quizá no más radical pero sí más inculto.

La película de la tele es una de esas violentas tontas americanas que Hollywood fabrica en serie. Humm... ¿Se habrá estropeado el proyector?

En un momento se oyen jadeos femeninos tan explícitos que, como desde mi rincón cara a la pared no veo, bajo a asomarme sorprendido de que pongan escenas de sexo explícito.
Tenía que haberlo imaginado:
La cámara está haciendo un largo travelling por la casa en dirección a la habitación donde se está follando. El chico y la chica están sentados en la cama, presumiblemente en el colchón y con las piernas entrelazadas aunque sólo se les ve de cintura para arriba. La chica está de espaldas, el chico de cara, y aunque se mueven rítmicamente hay algo que sorprende: La chica lleva sujetador...
Uno no entiende bien que estén follando tan tórridamente sin haber pasado antes por el disfrute de jugar con las tetas...
Vuelvo a mi rincón. Justo debajo de la escalera hay dos mesas donde están jugando a las damas con tablero y fichas de ajedrez.

En la zona de la cocina hay un "usuario de confianza" árabe...
Esta también fue una norma que se añadió con posterioridad. Las dos primeras veces que vine aquí entrabas en la cocina, y aunque la primera vez te acompañaban, siempre había 4 ó 5 personas en la cocina, sentadas o sirviéndose...

El aumento de las normas, el crecimiento arborescente de la legislación, con normas, nuevas normas, decretos, subdecretos, y normas concretas para casos concretos son siempre síntomas de que la sociedad, la organización no funciona bien. Nos olvidamos de los principios y empezamos a legislar, y luego nos atenemos a la letra de la ley. La sociedades enfermas necesitan una ley para cada cosa, y se olvidan del preámbulo de la ley, que es la declaración de intenciones de una sociedad. La sociedades sanas saben la intención del legislador, que es la intención de la misma sociedad al legislar. Tienen muy pocas normas, y sólo las aplican si respetan el sentido de la ley. Parecería, ya que nos hemos criado en sociedades de legislación creciente, que la multiplicación de normas, la atomización legislativa resultan inevitables, pero si puedo imaginar otra forma de gobernarse es que es posible. Por eso lucho, esa es mi bandera...
Derecho consuetudinario; Si no lo hay se aplica la costumbre: Mores - Moral.
Si no hay ley aplíquese la ética, que es un refinamiento filosófico de la costumbre, la incógnita despejada de qué nos gobierna la costumbre, o al menos un intento de ir a esa raiz.


Pero mientras escribo esto refunfuño en mi fuero interno, recuerdo lo que me han contado los recogedores de comida a punto de caducar de junto a los "consums"
Moros y gitanos rumanos son los que jodieron ese modo profundamente ecológico de conseguirse el alimento. Peleas por la comida, espectáculo deplorable para los vecinos y dejar muy sucios los alrededores han traído como consecuencia que cada vez sean más escasos los supermercados que se deshacen de lo casi-caducado en contenedores accesibles.

Relegado al hueco de la escalera hoy no podré cargar el ordenador. de hecho ya nos tiran. El viernes que viene más...

22 jul. 2010

El Fuego



EL FUEGO

Dios mío, Dios mío, esto no se apaga
Estoy aquí, todo mi bosque ardiendo
Pensaba que este fuego era ya el ocaso
Creía que mi corazón daba su último paso.

Esperaba siempre la hora de ser ceniza
Leía envejecer donde se quiebra el mimbre
Vigilaba el momento que le sigue a la lumbre
Escuchaba al sentar asentar la ceniza

Yo era del cuchillo, del tiempo degollado
Ponía mis dedos donde vivir me sangraba
Midiendo así el final del reinado
Lo poco que me queda y que no tengo nada

Pero ya que es preciso que el dolor se acabe
A veces con ello me he sentido contento
Apostando a la sombra y por el momento
En que la puerta abriendo, el sueño se rasgue

Y aunque es mi deseo no seguir aquí
Y busco en mi cuerpo la señal, la alerta
La ausencia y la noche, el abismo y la muerte
De aquí los rechazo, no entran en mí

Aquí se levanta un prodigioso viento
Que tu cercanía me hace primavera
No he tenido tanto en mi vida entera
Ni aún entre tus brazos, vértigo al momento.

El sufrir de amar perpetua llama
En mi el incendio extiende su fuego
De nada han servido tiempo ni pasado
Mi alma, mi alma, dónde me estás llevando?
Dónde me estás llevando?
Mon Dieu, mon Dieu, cela ne s’éteint pas
Toute ma forêt, je suis là qui brûle
J’avais pris ce feu pour le crépuscule
Je croyais mon cœur à son dernier pas.

J’attendais toujours le jour d’être cendre
Je lisais vieillir où brise l’osier
Je guettais l’instant d’après le brasier
J’écoutais le chant des cendres, descendre.

J’étais du couteau, de l’âge égorgé
Je portais mes doigts où vivre me saigne
Mesurant ainsi la fin de mon règne
Le peu qu’il me reste et le rien que j’ai.

Mais puisqu’il faut bien que douleur s’achève
Parfois j’y prenais mon contentement
Pariant sur l’ombre et sur le moment
Où la porte ouvrant, déchire le rêve.

Mais j’ai beau vouloir en avoir fini
Chercher dans ce corps l’alarme et l’alerte
L’absence et la nuit, l’abîme et la perte
J’en porte dans moi le profond déni.

Il s’y lève un vent qui tient du prodige
L’approche de toi qui me fait printemps
Je n’ai jamais eu de ma vie autant
Même entre tes bras, aujourd’hui vertige.

Le souffrir d’aimer flamme perpétue
En moi l’incendie étend ses ravages
A rien n’a servi, ni le temps, ni l’âge
Mon âme, mon âme, où m’entraîne-tu ?
Où m’entraîne-tu ?



(Según un poema de Louis Aragon "Le Feu"
musicado por Hélène Martin
canta Marc Ogeret
traducción de huellaperro)

17 jul. 2010

Princesismo


¿¿Qué haces, asomada a la ventana, esperando que alguien venga a rescatarte??


¡Sálvate tú!

La felicidad, otra vez

A ver si te enteras de una vez, cacho perro, tú y todos los que leen tu blog:

La felicidad no depende de nada exterior,

es una cuestión de actitud interna.

27 jun. 2010

La confusión de las lenguas en Babel y la fugacidad del momento presente



Nosotros hemos inventado el lenguaje. Y el lenguaje identifica los objetos del mundo y los nombra. El lenguaje hace esto tan bien que prácticamente puede identificar todos los objetos del mundo y nombrarlos. Y diferenciarlos, pues puede diferenciar un pelo de mi barba del contiguo. (No, no soy tan ególatra, no les he puesto nombre a todos)

El lenguaje es como una calcomanía que hemos pegado sobre el mundo y que una vez despegada, y mirada a la luz, resulta ser exacta al original.

Vale, ya tenemos nuestra calcomanía, y ahora jugamos con ella. En realidad hace ya siglos -milenios- que la tenemos y jugamos con ella. No sabemos exactamente desde cuándo, y averiguarlo y averiguar cómo empezamos a crearla y cómo hemos ido perfeccionándola es uno de los temas más apasionantes de la antropología, así como uno de los más difíciles y creo que uno de los peor tratados.

El caso es que la calcomanía ha adquirido entidad propia. Tenemos el mundo en el bolsillo (bolsillo mental, pero bolsillo al fin) y ya no necesitamos acudir al mundo para ver qué objetos hay o para poner objetos nuevos. Para ver qué objetos hay, lo que vale decir cuando necesitamos referencias reales, acudimos al bolsillo y miramos nuestra calcomanía: la Wikipedia, los diccionarios, las enciclopedias, las revistas especializadas, las tesis doctorales, las obras de referencia... Siempre hay un sabio que ha estudiado el tema antes que nosotros y a quien podremos citar. Y si no estamos de acuerdo con el sabio cojeremos dos sabios, o tres, o cuatro, con ideas distintas sobre el tema, y entresacaremos de lo que dicen todos ellos lo que nosotros queremos decir.

Así a lo largo del tiempo se ha ido conformando nuestro lenguaje, vale decir nuestra calcomanía, como algo diferente del mundo de referencia. No algo muy diferente; algo casi igual, casi calcado diría yo; pero no obstante diferente. Y esto lo sabemos porque nuestros lenguajes son entre sí diferentes: "distintas maneras de ver el mundo" -decimos- y algo hay de eso, porque las culturas se construyen también sobre el lenguaje, que es el medio más visible de transmisión de esa cultura, y como medio de transmisión las conforma. (Como los programas cutres de la tele conforman la incultura de las masas de ahora).

Sin embargo la imagen mental del mundo no posee (para nosotros) esa cualidad inefable del mundo que hace que el mundo sea mundo. La imagen mental del mundo no posee el fluir del mundo. Es un ideal constructo sólido, diccionárico, una instantánea rígida que queda siempre un paso atrás de la realidad de que nos habla. La confusión de lenguas de que habla el mito de Babel es la confusión original entre el lenguaje y lo que el lenguaje quiere decir: el mundo. La lengua primera, prebabélica, la hablamos todos: es la manifestación instintiva, inconsciente, de nuestras reacciones a los eventos del mundo. Es lo que suele llamarse lenguaje no verbal, estudiado por psicólogos y profundizado; marketinizado por profesionales de las ventas a mayor gloria del absurdo saqueo continuado de nuestro planeta. Es algo que todas las manifestaciones culturales de nuestra civilización se esfuerzan en mantener oculto entre las supuestas alimañas de nuestros supuestamente sórdidos sótanos mentales. Es plebeyo instinto frente a la cortesía cortesana que enmarca y facilita nuestras relaciones sociales. ES algo bueno y sencillo -nuestra relación natural con el mundo- que a fuerza de ser negado y reprimido ha devenido en demoníaco y retorcido.

Nuestro lenguaje tiene una precisión exquisita: podemos nombrar cada uno de los pelos de las barbas de un profeta. Pero nombrándolos los sacamos del tiempo; los paralizamos; y obligamos a nuestra mente a fijar la vista (los ojos mentales) en un objeto quizá hermoso, pero muerto. Como si un momento del vuelo de una paloma pudiera ser puesto fuera del tiempo, en algún no tiempo permanente donde examinarlo minuciosamente a placer. Pero qué placer, ¡ay! si ese corte sagital del vuelo de una paloma no tiene la esencia de lo vivo; ni siquiera la esencia de lo que existe en el mundo... El lenguaje natural es algo que no hemos perdido, es simplemente algo de lo que no somos conscientes, obnubilados por la belleza estética de nuestros idiomas, por la impresión simétrica de aprehensión del mundo que nuestras poderosas palabras producen en nosotros. Así, nuestra mente racional, cortesana, cartesiana, se aplica en viviseccionar el mundo con la única ayuda del idioma que separa, como si fuera un escalpelo analítico, las capas de tejido que lo constituyen y quedan ¡ay! ya muertas entre nuestras manos.

Queda para la parte reprimida de nuestro ser, para la parte inconsciente y subconsciente manifestarse, como siempre lo ha hecho, con el único lenguaje que habla el mundo. Y así vemos en nosotros movimientos de acercamiento o rechazo, muecas de dolor, extraños retorcimientos y contracciones, puntos dolorosos, dudas, temores, odios... ¡Ay! si supiéramos cuánto mostramos de nosotros a cualquiera que, cerrando los oídos al idioma humano, los sabe abrir a cuánto manifestamos sin saberlo.

Ese lenguaje natural no es la expresión de lo malo, de lo obscuro, de lo perverso o de lo enfermizo del hombre. Es la manera antigua de comunicarse, la que podían entender todos los pueblos de la tierra antes de que el poder del lenguaje artificial nublara su mente y decalara cada vez más lo dicho de la realidad.

El lenguaje natural no usa para expresarse ninguna calcomanía, sino el mundo real. No se expresa en fijaciones parmenideanas sino en el propio devenir heraclitiano. Es un lenguaje poderoso porque se inserta, instante a instante, en el transcurrir, en la realidad del mundo. EL LENGUAJE NATURAL USA CADA CONTINGENCIA DEL MUNDO PARA EXPRESARSE. Lamentablemente, ¡hay! sólo saben usarlo ya los animales silvestres.

La dualidad babélica es pues esta: un lenguaje racional que pretende aprehender el mundo y que para hacerlo crea una copia en un limbo temporal que, a medida que se actualiza, se separa más del mundo real y un lenguaje natural que es el que usaban los animales y nosotros con ellos antes de que; como dice la canción que dice la biblia "el hombre diera nombre a todos los animales"

Nuestro problema para aprehender el momento presente es que nuestros idiomas, para decirlo, necesariamente lo sacan de su propia realidad para ponerlo en un registro virtual. La única manera de vivir el momento presente es que nuestras vidas discurran en él, y para hacerlo, necesariamente hemos de dejar de de hablar para expresarnos en el mundo con el mundo.

25 jun. 2010

Kalil Gibran cuenta (en "El errante", creo) de un pueblo en cuyo cementerio el visitante se espanta de ver que todas las tumbas son, al parecer, de niños, pues en todas ellas, las leyendas dicen que vivieron 4, 5, 6, ó, como mucho, siete años.

Hasta que un habitante del pueblo satisface su angustiada curiosidad explicándole la costumbre lugareña de apuntar, en una libreta; al cabo del día; las horas, minutos o segundos que se consideran verdaderamente vividos....

Del asombro del narrador deducimos; como expertos en esta vida triste; que seis o siete años le parecen sin duda mucho más de lo él mismo o sus conocidos podrían enarbolar como de vida real.

Bueno: pues haga el favor el creador si es que existe de apuntarme casi íntegros estos dos últimos días que he vivido; y eso aunque Él y yo sabemos que en mi casi medio siglo de existencia quizá la cuenta de lo vivido apenas roce el año real.

Gracia que espero alcanzar de su bondadosa magnanimidad etcétera etcétera...

14 jun. 2010

Todos somos animales

Ya tengo mi camiseta de "todos somos animales" de la SVPAP. Os parecerá trivial, pero es un logro que, como muchos, no nos ha sido dado.

En aquella época se decía que dormir con una planta era peligroso porque te quitaba el aire (lo decían hasta en clase los profesores). Así que imaginaos lo que pasaba con los animales: si uno, con 11 años, se hubiera atrevido a decir algo así como "todos somos animales" no hubiera faltado una vocecita que detrás de él, en tono condescendiente pero serio, completara: "pero racionales". Efectivamente, el "todos somos" podía referirse a muchas cosas; todo tipo de círculos concéntricos que se ensanchaban a partir del yo inicial, y que nos catalogaban por color, costumbres, nacionalidad, creencias, género, edades etc. pero el círculo más ancho al que se podía llegar era: "Todos somos hijos de Dios."

Los demás seres vivos, los animales por ejemplo, no podían pretender a ese estatus. Dios los había creado, cierto, pero no los había hecho hijos suyos, cualidad que reservaba exclusivamente para los humanos. No se podía llegar a más. Una clasificación que pretendiera, por ejemplo, incluir a seres ajenos a la humanidad en el círculo "todos somos seres vivos" topaba con una dificultad insalvable: era una clasificación eterogénea y no se podía poner en un mismo conjunto a los seres humanos, creados por Dios a su imagen y semejanza y dotados de un alma inmortal, y a los animales, puestos aquí por Dios para uso y disfrute del ser humano y desprovistos de ánima. Meros robots pues, que obedecían a un programa interno llamado instinto que no les permitía hacer otra cosa que aquello para lo que estaban programados; mientras que nosotros, que gozábamos de libertad y libre albedrío, podíamos decidir sobre nuestros actos y elegir entre el bien y el mal.

Yo, que había llegado a la conclusión de que los animales como nosotros (me refiero a los mamíferos) podían todos pensar (conclusión transcendental, pues había llegado a ella por la sola fuerza de mi espíritu) había tenido ya, a la temmprana edad de 11 años, más de una pelea con imbéciles que sostenían, con la convicción del que no quiere condenarse, que todas las acciones de los animales, por inteligentes que pudieran parecer, no eran más que la aplicación de las leyes del instinto y no el resultado de razonamientos perspicaces.

Luego vino la muerte de Franco, en callado atentado causado por la ETA, y al igual que en aquellos días ya se empezaba a saber entre los niños que quizá Franco no había sido tan bueno como parecía, la ley del karma, que en la generación jipi había tenido tanto éxito, mostraba de una vez -magnífica vez- su poder y el tirano era torturado hasta la muerte por el etarra jefe del equipo médico en lo que después se llamaría "ensañamiento terapéutico" y que entonces se llamó "informe médico del día" sin que, por lo que sepamos, a este sádico confeso nadie le haya pedido cuentas nunca. Unos, mezquinamente, por que con ese castigo creían que saldaban una deuda de sangre que el dictador tenía con ellos y otros, también mezquinamente, por que la hombría del jefe de su bando al soportar tan horrible castigo les daba crédito moral para hacer, si fuera conveniente, nuevas maldades.

La caída del régimen propició que a través de la boina polarizada que cubría España (españa) y que se volvía cada vez más transparente pasaran al lado de acá nuevas formas de ver el mundo y los comportamientos humanos que llevaban ya muchos años funcionando en otros lugares. La llegada del conductismo equilibró la balanza y donde antes había estado el libre albedrío campaba ahora por sus anchas el determinismo más feroz sin que los mismos idiotas que antes defendían como único motor de las acciones de los animales el instinto encontraran ahora ni un resquicio en donde insertar en las estrechas conexiones causalistas que nos venían de la mano de Skinner el viejo libre albedrío que antaño enarbolaran como bandera de superioridad especicista. Y bien que se gozaban en ello, con un gozo amargo y deslucido que les daba, creían ellos, como una pátina de haber pasado por todo y estar ya de vuelta a casa, vencidos aunque vivos.

Yo seguía viendo cómo en los cerebros de los animales y a veces en los de mis semejantes humanos (me permitiréis, para apoyar mi discurso empático, el simil mecanicista) daban vueltas las ruedecitas engranadas del pensamiento. Ahora, muchos años después, al conductismo se opone el existencialismo, a la religión especifista filosofías, como el budismo, con mucho mayor pedigrí ético. Y a las verdades recibidas y al principio de autoridad la más fina observación científica y el santo criterio del sentido común, inserto, Dios sabe por qué milagro, en el interior de cada uno de nosotros.

Pero no creáis que ha terminado la batalla: españa (o España, me da igual) se encuentra ahora formando parte del conjunto de las naciones; el eco con el que reberbera cada acción individual es ahora el de todo el globo terráqueo; y aquí, en nuestro país, la barbarie vuelve a tener un alto porcentaje de seguidores: la estúpida religión ha sentado sus reales posaderas en lo que hasta ahora mismo fuera nuestro suelo patrio libre, por fin, de la Gracia de Dios acaudilladora, y entre evangelistas infantiloides y testigos de jehová subnormales el sentido común entre la gente de nuestra lengua empieza a ser cada vez más escaso, mientras los viejos ateos, ácratas y racionalistas van dándose a los gusanos poco a poco... Entretanto los perros, nuestros viejos amigos fieles, se enfrentan a un nuevo enemigo cada vez más considerado en su particular idiosincrasia. Y es que ya sé de uno que siendo tocado por un perro cuando se disponía a hacer sus ejercicios religiosos dijo al dueño muy altanero que si aquello llegaba a suceder algo después, en pleno acto, hubiera tenido que matar al perro...

4 jun. 2010

l'élégance du hérisson





Este es mi pensamiento profundo del día: esta es la primera vez que me encuentro con alguien que busca a la gente y que ve más allá. Puede parecer trivial pero creo que es profundo. Nunca vemos más allá de nuestras ideas y, lo que es más grave, hemos renunciado a los encuentros, no hacemos más que encontrarnos a nosotros mismos sin reconocernos en esos espejos permanentes. Si pudiéramos darnos cuenta, si tomáramos conciencia de que sólo nos miramos a nosotros mismos en el otro, de que estamos solos en el desierto, nos volveríamos locos. Cuando mi madre le ofrece macarrones de Ladurée a la Sra Broglie, se cuenta a sí misma la historia de su vida y no hace más que mordisquear su propio sabor; cuando papá toma su café y lee su periódico, se está viendo en un espejo tipo método Coué; Cuando Colombe habla de las conferencias de Marian, despotrica de su propio reflejo y cuando la gente pasa frente a la portera, sólo ven el vacío porque no son ellos. Yo suplico al destino que me dé la oportunidad de ver más allá de mí misma y de encontrarme con alguien.

(del diario de una niña mentalmente sana que ha decidido suicidarse, Según Muriel Barbery en "l'élégance du hérisson" -traducción propia-)



4 may. 2010

Zamarro

El perro nuevo ya no está con nosotros sino en la protectora de Valencia desde hace un par de meses. Pasó que cuando la Cindy empezó a entrar en celo yo la vigilaba a ella y al Rubio, que sabe mucho, para decidir cuando debía pasarsela a algún amigo para que la guardara hasta el final del celo. Y el Rubio todavía no iba, y la Cindy todavía no echaba el rabo a un lado, gesto inequívoco de invitación a follar en el lenguaje canino, aunque la cosa estaba cada vez más caliente. El Rubio se la pasaba amenazando al Zamarro, que le contestaba sólo para hacerlo rabiar y poder jugar con él a juegos de sometimiento (sí, por cuestiones de crianza es un poco masoca) hasta que un día, saliendo del consúm donde habían estado sentados los tres en la puerta esperándome tranquilamente, el Rubio se clavó una pincha en el pie, y cinco minutos después, viendo que no venían, me giré para llamarlos y vi que el grandullón se subía encima de la Cindy sin que el Rubiete, reconcentrado en su cojera, hiciera nada para impedirlo.
.- ¡¡Zamarro!! -grité en tono amenazador mientras el perrazo pegaba las primeras tres culadas. Cuando me oyó tuvo, lo juro, un momento de duda. Dudó entre seguir u obedecerme. Y pudo más, por que era muy fácil y ya estaba en posición, el instinto. A la cuarta culá la Cindy, que lo había dejado hacer por que siempre jugaban así, poniéndose uno por encima de otro, o por debajo, o revolcándose de mil maneras, pegó un grito bien agudo. Yo llegué enseguida corriendo pero el mal ya estaba hecho. El Zamarro asustado se bajó y se giró para apartarse pero claro, ya no podía. Estaban enganchados. La Cindy, con el retorcimiento en su vagina del nudo del pene del rotweiller chillaba más fuerte, y el otro asustado tiraba para separarse. Yo los agarré a los dos juntos para que no se hicieran daño y entonces, arrodillado y mientras los sujetaba a los dos y pensaba en que no tendría más remedio que hacerla abortar (en el atropello que había tenido la Cindy a poco de tener al Zamarro -y que fue un poco por culpa de él- se había roto la pelvis y al soldar le había quedado el canal del parto un poco más estrecho) vi a la altura de mi boca las orejas del Zamarro y no me pude aguantar... Le pegué buenos bocaos en la oreja que lo hicieron chillar tanto como chillaba la Cindy. El espectáculo debía ser deplorable y una chica que pasaba por ahí con su perrito me pidió que no le hiciera daño al perro, que ella se lo quedaría...
La chica subió a su casa a dejar a su perrito y yo me quedé esperando mientras el Rubio, muy dignamente, después de pegar unos lametazos a los genitales tumefactos de la Cindy, apoyaba con tristeza su cabeza sobre el lomo de ella. Cuando la chica bajó le conté lo que sabía del perro y su carácter, le dije donde vivía y que si tenía algún problema por favor que me lo hiciera saber, que yo al perro lo quería, a pesar de lo que ella había visto. La chica me dijo que el perro iba a estar muy bien, en un chalet, y que me daría razón de como le iba, y cuando se separaron se lo quedó.
Dos horas después me llamaron de la protectora (me conocen, y conocen a mis perros y el solar, por la gran colonia de gatos que hay en él) y me dijeron que la policía les había llevado al rotweiller que se habían encontrado deambulando por marxalenes (mi barrio y el de la chica).
El mes pasado fui con un amigo muy majo que se lo quería quedar a rescatar el perro pero, colmo de desgracias, ese mismo día una circunstancia desafortunada hizo que se quedara sin piso. El perro sigue en la protectora y lo único bueno que ha salido de todo esto es que me he hecho voluntario paseador de perros de la protectora y una o dos veces por semana voy a pasear a muchos de ellos.

20 abr. 2010

Sexo e iglesia

He tenido desde siempre la sensación de que el sexo es la asignatura pendiente de la iglesia. Me refiero a nuestra "Santa Madre Iglesia" aunque no dudo que otras iglesias cristianas y otras religiones -el Islam por ejemplo- tampoco llegan al mínimo exigible. El caso es que aunque en la Biblia las referencias al sexo son escasas, son en cambio constantes en la institución. Siempre para limitar, compungir o castigar. El fallo viene ya de antiguo, del principio de la religión, del Génesis. Fijaos bien que el pecado cometido por Adán y Eva es un acto de desobediencia a Dios, ¿no? Pues ya viene mezclado con sexo. "se les abrieron los ojos y vieron que estaban desnudos y sintieron vergüenza y se escondieron..." Claro que la interpretación de este oscuro pasaje puede ser muy distinta, y referirse por ejemplo a que frente a Dios estaban desnudos; Él cubierto de tantas cualidades y ellos, que habían esperado verse semejantes a Él, desnudos. Y la vergüenza no sería de tener al aire sus vergüenzas, sino de haber sido tan cándidos de creer que el remedio milagroso de la bruja los igualaría a Dios. Pero mira, a partir de aquí ya la hemos cagado, y yo que me eduqué muchos años en el cristianismo recuerdo que estaban muy confundidas, muy mezcladas las nociones de pecado, de sexo, de desnudez y de vergüenza. Podemos descubrir también aquí el origen de una actitud de menosprecio e incluso inquina contra la mujer, que ha llevado a los hombres (a la humanidad quiero decir) a considerarla por naturaleza malvada, perversa, retorcida, manipuladora, intrigante y de poco seso. Lamentablemente la humanidad no ha parado mientes en que en el mismo pasaje el hombre sale igualmente muy malparado y no creo que ninguno de los grandes doctores que tiene la iglesia haya señalado la cobardía y mezquindad del carácter de Adan el acusica: "la mujer que me diste por esposa me dió a probar y yo comí"... ¡Joder! se me revuelven la tripas, qué personaje más miserable. Es que me estoy imaginando incluso el tonillo de pena con que debió decirlo. Vamos, es que yo soy Dios y le suelto un guantazo que todavía estaría dando vueltas. No sé como Eva no le puso los cuernos. Claro, igual no había nadie más. ¡Pobre Eva, obligada a vivir con semejante garrapata! Luego ya en la Biblia que es nuestro libro sagrado viene toda la historia de la humanidad y no sale una mujer importante hasta María la virgen. ¿Y por qué es virgen? Por que fue concebida sin pecado. O sea que hay dos mujeres importantes en la Biblia: una virgen, que es la que redime a la humanidad y pare a Dios y otra no tan virgen (por su coño hemos pasado todos) que es la que pare a toda la humanidad y encima la condena. Pues en esas andamos, que para nuestra religión la virginidad es el bien y la fornicación es el mal, y en esos polos opuestos se sitúan por un lado todas la mujeres, imagen e hijas de esa jodida Eva que hizo que nos expulsaran del paraíso y por otro la Virgen María ella sola, paradigma del bien, de la belleza y de la virginidad, con quien en la España profunda aún hay hombres que sueñan en una especie de anhelo edípico imposible y a cuya sola mención se echan mano al paquete. Así las cosas no es de extrañar que a los católicos nos adoctrinaran ya desde bien pequeños en la continencia, la pureza y en evitar los pecados de la carne. Todo lenguaje en el que se puede decir algo determina a su vez el ámbito en el que esto tiene sentido y el argot de la iglesia católica no iba a ser menos. Así "continencia" quería decir abstenerse de tener relaciones sexuales, pureza se empleaba exclusivamente en el sentido de no mancillado, y la mancilla o "manchilla" era.... Efectivamente, lo habéis adivinado, por ejemplo en un libro de asesoramiento sexual para jóvenes de los que se entregaban a los niños para que los leyeran sólos el capítulo sobre la masturbación empezaba con esta maravillosa frase digna de ganar un moderno concurso publicidad y de la que quizá aún no me he deshecho del todo: "Eso no se hace: manchar el propio nido" ¿Eh? ¿Qué os parece? Cojonuda ¿verdad? Y bueno, los pecados de la carne no eran comer con gula; ni comer carne los viernes o en cuaresma; ni comerla sin pensar en que un tercio de la población mundial pasa hambre. Los pecados de la carne eran en verdad pecados de la piel y el tacto, pero la iglesia ha preferido siempre usar un tono grandilocuente y tremendista o pacatos eufemismos a llamar las cosas por su propio nombre.
Continuará...

15 abr. 2010

Violencia de género

Tengo un amigo africano que gusta hablar -demasiado en mi opinión- de coñitos estrechos...

29 mar. 2010

Salvando lo que dices que puede que no todos tengan como norma ser honestos, creo que los recuerdos de los hechos del pasado no son propiamente recuerdos de hechos, sino recuerdos de cómo los percibimos en su día. Y la percepción de las cosas no es propiamente percepción de la realidad, una cosa inconmensurable, sino reconocimiento de imágenes previamente almacenadas de lo que presumimos ser la realidad. Percibimos fácilmente lo que ya está en nosotros, lo que postulamos ser la realidad, y con mucha dificultad los elementos nuevos o que no se ajustan a nuestras espectativas. Ajustamos la realidad a lo que de ella ya hay en nosotros. Y desde el momento que ya es nuestra, que ya la hemos integrado en nuestro ser, vamos modificando ese recuerdo a medida que nuestras experiencias nos van cambiando. Pero hay, creo, algo profundamente patológico cuando esos recuerdos distorsionan demasiado los hechos vividos. Si el mundo es objetivo, y no tenemos razones para creer que no lo sea, crecer, evolucionar, no puede ser otra cosa que adaptarse a ese mundo. Modificar la percepción del mundo para mantener inamovible nuestro ser es síntoma de algún malsano desorden interior. de El café de Fernando

es una cuestión de actitud interna.

19 mar. 2010

adultez

Recientemente nos contaba un amigo que había estado en la selva amazónica de Brasil, que un día dos niños de cuatro años se fueron solos a pescar al río, pescaron unos peces y luego los cocinaron e invitaron a nuestro amigo a comer. (de la nota 3 capítulo 3 segunda parte de "la represión del deseo materno y la génesis del estado de sumisión inconsciente")

Me fijo en la Cindy que es la perra más inteligente que he tenido. Tiene un año y cinco meses y ya sabe todo lo que hay que saber sobre la ciudad. Además, la han criado sesenta gatos de un solar, que es como si el hada madrina de los gatos la hubiera tocado con la varita mágica de conceder virtudes. Hoy no nos acompaña ningún gato en el paseíllo, son fiestas y hay mucho follón en la calle, y la Cindy no tiene pues nadie más a quien cuidar. ¿Qué más puedo enseñarle a la Cindy? Está en la flor de la vida y llena de ansias de aprender más, y sin embargo ya lo sabe todo. ¡Qué decepción cuando comprenda que no hay más! ¿Qué les queda a nuestros perros sino volverse como nosotros, viciosos, tragones y drogadictos? ¡Ay! Y los míos tienen suerte... ¿Qué les queda a las demás especies de animales, si quieren sobrevivir, sino volverse como nuestros perros? Como nuestros perros... Hummm... Por eso los animales son salvajes; tienen un poco de dignidad.

Observad conmigo, amigos míos, mientras el horrible mundo que hemos creado se desmorona y se lleva consigo el que Dios había creado, una de las últimas luchas honestas que habrá en el mundo: la lucha entre la avaricia humana (que quiere poseer todo tipo de peluches y a cambio ofrece la supervivencia) y la dignidad de los animales salvajes, que no quieren acabar como los perros.

11 mar. 2010

Jugamos con la muerte para sentirnos vivos.

Me lo contaron anoche:

"Conocí en la cárcel a uno que había atropellado a una madre y a su hija. Estaba en la celda de al lado, y se machacaba la cabeza contra la pared. Yo oía los golpes: bum! bum! y me estremecía.
Él era camionero. La mujer había cruzado por delante de un autobús empujando el carrito. Se los había encontrado de golpe. No pudo hacer nada.
Había sido un accidente, pero los funcionarios se lo recalcaban "¡has matado a esa gente!" y le llamaban asesino.

8 mar. 2010

Malestar

Habíamos tomado una de esas sustancias que aumentan la empatía temporalmente y estábamos en su casa, cómodamente instalados frente al televisor, arañandole a la noche los últimos momentos de anonimato. Yo estaba en el suelo con una manta. El otro colega dormía ya, muy pálido, en un sofá. 

Ya amanecía. Ella se disponía a echarse a dormir. Me enseñó las pastillas que tomaba: Esta para la esquizofrenia, estas para dormir, esta para el cáncer... Inquirí.
Me contestó.
Hice un gesto.
.- ¿quieres ver? -me preguntó.
.- Más bien tocar -le contesté.
.- No notarías nada -dijo- y se levantó la camiseta.
De repente entendí por qué en su habitación los sujetadores me habían parecido tan grandes:
.- ¿Te enrollas con una chica? -había preguntado yo.
.- No. Son míos -había contestado ella- pero a mí no me había encajado el tamaño.
Ahora veía por qué: del interior de la copa izquierda, donde no debería haber hueco para nada, sacó un pañuelo de cuello. Luego apartó el sujetador: no tenía pecho. Un gran tijeretazo recorría su pecho desde la izquierda hasta casi el esternón a la altura de la base de la mama: había una fea cicatriz, con los bordes en desnivel, umbilicada, de color más oscuro que la piel. 
Otra sajadura algo más pequeña, disimétrica, ligeramente convergente cruzaba cuatro dedos más arriba. Entre las dos el espacio donde debía haber estado el pecho se veía ligeramentre abombado. No puede ser tejido mamario, pensé mientras ponía mi mano encima. No lo era, no sé qué era, era blando.
.- Me tuvieron que rellenar con piel de la espalda -dijo- y se giró para que lo viera. Otra gran cicatriz...
Volvió a girarse y entonces vi junto a la parte herida el pecho más asustado que había visto en los últimos 20... 23 años. 
.- ¿Quieres tocar mi pechito? -dijo.
Era obvio que sí. Puse la mano encima pero ella se tapó enseguida. Volvió a cubrirse con el sujetador, la camisa, el jersey y la chaqueta. Yo me quedé pensando... 20 años antes me había costado dos días despertar un pecho parecido; con los pezones hundidos, la areola fláccida, el color gris uniforme. 
.- Pensaba que no tenía sensibilidad en el pecho -me había dicho ella. Pero sí la tenía, y sus pechos en unos días se habían vuelto hermosos y orgullosos... Pero eso había pasado hacía más de 20 años, cuando yo aún era joven y guapo, y noble y puro. Y la chica quería vivir y curarse. 
Ahora me encontraba en el comedor de una casa desahuciada, oyendo de fondo las tonterías que hacen en la tele de madrugada, mientras la chica de hoy se había acomodado en el sofá, acompañada de sus dos animales castrados, y buscaba sobre la mesa algún resto de sustancia embriagadora a la vez que esperaba que el concentrado de sueño hiciera su efecto.

Cuando empezó a roncar, desperté a mi amigo y nos fuimos en silencio.