11 mar. 2010

Jugamos con la muerte para sentirnos vivos.

3 comentarios:

Jorge dijo...

recuerdo ahora cuando daba clases y vi a los niños que jugaban en el patio a ahogarse con las manos hasta perder el conocimiento o cuando escalaba por los acantilados de Coruña sin cuerda o esas bajadas a tumba abierta con la mountrain bike por aquellos caminos de cabras. Qué divertido, qué suerte y, por dios, que no me muera sin robar un banco

Jorge dijo...

que hay tiros, please

guillermohector dijo...

después de leer casientero "huelladeperro" quiero dejar constancia de que estoy impresionado.

y ahora me voy a cenar, o me leeré también éste entero.